top of page

PETROLEO 2018 - 2021: NUEVAS RUTAS

Durante la semana pasada, el petróleo tuvo su cuarta semana de incremento sostenido, llegando a superar la barrera de los 70 dólares por barril (West Texas Intermediate) por primera vez desde Octubre de 2018:


Fuente: Datos Macro / Hexagon Group


El incremento de precios observado en el último mes corrido es el más alto de los últimos cinco años, y coincide con el "rebote" del precio tras la pandemia y la rápida y profunda caída observada en el primer trimestre del año pasado.


De mantenerse la salida de la pandemia en el ritmo que se observa en los países desarrollados, este precio debería ser el precio normal, esperándose todavía algunos incrementos, si se compara la tendencia del último lustro con la de las últimas dos décadas, donde el precio más alto fue observado hace 13 años, con 134 dólares el barril, en Junio de 2008.



Varios análisis del precio del petróleo a fines de la primera década del siglo actual mostraban una caída ocasionada por el cambio de la tecnología para explotar petróleo en Estados Unidos, que lo llevó a experimentar una caída de casi 100 dólares por barril, hasta niveles cercanos a los 40 dólares (WTI).

Tras ajustar expectativas, el precio volvió a subir hasta niveles más estables de 100 dólares por barril en promedio hasta mediados de la década pasada, cuando tras un lustro de buenos precios, se produjo un hundimiento de 10 dólares menos que la mínima de 2009, llegando a precios muy bajos, de 30 dólares por barril, hace 5 años, en 2016.


Tras una recuperación hasta 2018 a niveles similares a los actuales, bordeando los 70 dólares por barril, la pandemia hundió el precio hasta los niveles más bajos del siglo 21, bordeando los 15 dólares por barril durante el primer trimestre de arranque de la pandemia a nivel global.


De todas formas, dicho precio no fue el más bajo en la historia reciente del mundo, pues a fines del siglo 20 se llegó a bordear el límite mínimo: los 10 dólares por barril:



Dicho precio de 10 dólares por barril fue extraordinario. En el caso de Ecuador, fue parte de las razones por las cuales Ecuador tomó la decisión de dolarizar.


En promedio, en dichos años, desde la caída del Muro de Berlín en 1989 hasta 1999, el precio estuvo cercano a los 20 dólares por barril promedio, con pocas ocasiones en las cuales superó los 30 dólares por barril.


El crudo se volvió a recuperar con la entrada del Euro en funcionamiento a inicios del año 2000, generándose buenas expectativas que, como ya se ha visto en otras entregas de este espacio, sumadas a la entrada global con fuerza en lo comercial y financiero, con demanda, desde China y otros países, generaron la demanda requerida para que el precio suba hasta niveles superiores en 100 dólares a dichos niveles previos, y permaneciendo así durante varios años.


¿NUEVO NORMAL?


De mantenerse los precios durante la década actual, hasta 2030, en niveles cercanos a los 70 dólares por barril (WTI), se podría tener un ciclo de precios altos como los que se observó desde 2007 a 2017:


Durante la década 2007-2017 se tuvo un beneficio exógeno con altos ingresos, mismo que podría mantenerse nuevamente, según se esperaría para el próximo lustro.


De darse el super ciclo de "commodities" que varios analistas esperan, Ecuador, por ejemplo, podría dejar atrás el lustro de pérdidas que siguió a una década de ingresos extraordinarios, lo que, de replicarse ahora, podría determinar un futuro desarrollo interesante en dicho país, lo mismo que se espera, en paralelo de Chile con el precio del cobre, si los precios siguen el mismo comportamiento que siguieron en esos tiempos, o según se espera en Perú, país que cuenta con petróleo y cobre, al igual que Colombia y otros países de la región.


EXPECTATIVAS


Si los precios de las materias primas se han recuperado, es de esperar que la situación política regional se estabilice nuevamente, al contarse con recursos en todos los países de América Latina para gestionar las demandas de sus habitantes, sobre todo tras la salida de la pandemia que de seguro podrá acelerarse de la mano de este proceso de demanda proveniente de los países desarrollados, como ya ocurrió después de la crisis financiera de 2008.


Esperemos que lo que funcione sea el diálogo entre los diversos sectores, de modo que no se pierda la oportunidad de desarrollar la región.

83 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page