top of page
  • Foto del escritorADN@+

CHILE: 52% RECHAZA PROPUESTA DE CONSTITUCION TRAS CONVENCION

Según el estudio 444 de CADEM, Chile, solo 37% de los chilenos estaría por la opción favorable a la propuesta emitida por la Convención Constitucional del país.


Hay todavía un 11% de indecisos, pero el #rechazo sigue superando el 50%+1 de los puntos y votos, marcando una tendencia mayoritaria por cuarta semana consecutiva.


En esta edición 23 del seguimiento semanal, la indecisión cedió ya solo un punto, igual que el cambio del rechazo. La tercera opción subió dos puntos, al igual que el aumento en la aprobación presidencial, tras la emisión de un "bono" (de invierno) que tiene un 70% de aprobación en su emisión por parte de la población.


El efecto que el país esperaba tras dicha medida era una recuperación mayor en la popularidad del gobierno; sin embargo, 82% de los ciudadanos menciona que el valor del bono es insuficiente para cubrir los gastos en una crisis de inflación que se espera sea mayor al 10% en Diciembre de 2022, con un tipo de cambio que ha tenido la peor temporada de devaluación, marcando máximos históricos de pérdida de valor en la moneda chilena, que tiene un 40% de efectos de la devaluación sobre la inflación, según reportes de analistas locales.


Solo un 43% de la población considera, además, que el bono emitido en medio del período de campaña electoral no tendrá efecto sobre la inflación; esto, a la larga, se ha evaluado ya con respecto a bonos pasados, como la causa del aumento de la inflación que luego se acentuó con la crisis causada por la guerra en Ucrania.


En medio de la crisis, 3 de cada 5 chilenos rechaza al gobierno:


Este nivel de rechazo al gobierno es relevante, pues usando la data de CADEM, interpolando las dos semanas sin datos, y proyectando medias móviles, así como calculando tendencias para completar las series, 2 de cada 3 personas que rechazan al gobierno, rechazan la constitución propuesta para el plebiscito.


(aprobación y desaprobación se refieren al gobierno, mientras apruebo y rechazo se refieren a la convención constitucional).


El efecto negativo, de hecho es más persistente, mostrando que el temor es más efectivo que la esperanza, entre los electores, en medio de la crisis. Por ello, el bono de invierno ha ayudado, exactamente en 2 puntos a la mejora de la aprobación del gobierno, lo mismo que ha incrementado en 2 puntos el rival del rechazo en el plebiscito.




Al revisar la serie completa elaborada por Hexagon Group, con base en datos CADEM, se observa que a la fecha 25 de 32 posibles, y estando ya en el 80% del proceso de progresión desde el 22 de Enero hasta el 4 de Septiembre, la desaprobación al gobierno comienza a despegarse del rechazo, que parece tener un techo; sin embargo, en el apruebo vs la aprobación, hay una convergencia casi 1 a 1, ambas con clara tendencia histórica hacia la baja.


De esta forma, si el gobierno no eleva el valor del bono, así como si no logra controlar el dólar y su devaluación, la desaprobación irá de la mano de la inflación, que sería junto con la crisis, el elemento que explicaría una potencial llegada del rechazo hasta cerca del 70%, así como el apruebo hacia niveles cercanos al 30%. Para que ello ocurra, se requeriría tener un traspaso pleno de los indecisos hacia el rechazo, sin que este crezca, o un crecimiento de este último, en desmedro de la aprobación.


El problema que tiene el gobierno del Presidente Gabriel Boric es que, aunque haya recuperado dos puntos y se los haya logrado pasar hacia el apruebo, su caída es demasiado acelerada comparada con la caída natural que tuvieron los gobiernos anteriores de Chile, tanto de derecha, el último, con Sebastián Piñera, como socialista el previo, con Michele Bachelet.


Difícilmente podrá recuperarse el gobierno actual, y difícilmente podrá remontar las tendencias.


Por ello, es lógico que haya planteado una propuesta radical de indicar (casi aceptar) la victoria del #rechazo, planteando un escenario de nuevo proceso constitucional, en dicho caso.


Mientras ello ocurre, se observa que 90% de los chilenos tienen disposición a votar, y marcan tendencias en las cuales una población educada y en proceso de envejecimiento, será la que acuda como nunca antes a las urnas:



Conforme se observa, el proceso de elección de constituyentes no tuvo atractivo para muchos que hoy si votarán, y ello muestra que la solidez del rechazo proviene de una voluntad de definir el escenario futuro del país de forma democrática y directa, tras haber cedido el espacio a quienes terminaron ya su trabajo y entregaron un documento cuestionado y ampliamente discutido en medios.


Dicha discusión está marcada, según el estudio CADEM, por el temor más que por la esperanza, marcando un 58% de preocupación y temor sobre la propuesta constitucional:

Al parecer, el rechazo tiene condiciones para vencer a la propuesta actual, pareciendo también que a pesar de ello, la sociedad desea resolver los problemas políticos a través de un proceso constitucional:



Si bien esto es es sólido a través del tiempo, también es cierto que los porcentajes cercanos a 20% pasan a porcentajes cercanos a 40%, y luego convergen a niveles cercanos a 50& ó 60%, vistas las tendencias.


Según cómo ha evolucionado el voto, pasando de cerca de 80% a menos de 40% en el apruebo de entrada vs el apruebo de salida, parecería difícil que la voluntad constituyente del chileno vaya a seguir manteniéndose, si nuevamente se fracasa en el neo-constitucionalismo.


La pregunta actual abre espacio para nuevas opciones, como por ejemplo, un diálogo abierto, que sustente el trabajo de expertos, del congreso, o de nuevos constituyentes, que es aquello que faltó en el proceso previo recientemente terminado.


Esto ha sido así en lo pre-electoral, electoral, y procedimental, conforme ha indicado la mayoría de ex-presidentes de Chile, tanto de derecha, como de centro y centro izquierda, con respecto a lo "partisano" como concepto erróneo que está siendo rechazado (en especial, en las palabras del ex Presidente Lagos).


Superar esto será clave para sobrepasar la problemática actual del país, que es básicamente económica, donde solo un 10% de la población piensa que se está progresando en dicha materia de fondo:



Para cerrar, el nivel actual que tiene Chile en progreso económico, es el mismo que se tuvo desde que empezó el estallido social en Octubre de 2019 y cuando empezó la pandemia.


Parecería, en conclulsión, que en esas condiciones, gestionar para recuperar la economía debería ser la prioridad central para el gobierno actual, tanto por la necesidad de los electores, en cuanto a ser ciudadanos, como por la necesidad del mismo gobierno, que debe progresar y salvar su gestión y sobrevivencia, tanto en lo económico, como en lo social, y lo político.


Roberto F. Salazar-Córdova

HEXAGON GROUP LATAM-UK-GLOBAL

127 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page