top of page

COMUNIDADES LATINOAMERICANAS: ADN, PODER, DINERO, DIALOGOS HEXAGONALES Y FUTUROS REGIONALES LOCALES

HACIA UNA POLITICA DE CONCERTACION, CONVERGENCIA, ADN, Y ASOCIACIONES


ROBERTO FABRICIO SALAZAR CÓRDOVA

HEXAGON CHILE, LATAM, UK, GLOBAL



 

LA COMUNIDAD




Puede ser urbana o rural, diversa, ancestral, o post-moderna. El ser humano ha vivido siempre en comunidad y necesitará de ella esté donde esté: en el planeta, la luna, marte, o fuera de la galaxia.


La comunidad es la fuerza que nos permite entendernos y proyectarnos. Sin ella, no hay poder político, no hay ambiente que nos brinde medio, no hay cultura que nos cobije, no hay economía que produzca, y no hay sociedad que nos acoja.



LO LATINOAMERICANO



La región no ha perdido el encanto de ser una colección de comunidades, ibero-parlantes o ancestral-parlante, que no logran cohesionarse, pero que alegremente se entienden entre sí, a pesar de tener recelos históricos y diversos: de empresarios a indígenas, de campesinos a políticos, de criminales a militares, de narcos a jueces, o de periodistas a académicos.


La diversidad y la falta de cohesión social son materias permanentes de estudio y debate, pugna y propuesta, que generalmente termina en péndulos de izquierda a derecha como en ningún otro sub-continente del mundo. Desde el Río Bravo hasta la Antártica, la historia continental está ligada a desencuentros y amores llenos de traiciones, desconfianza y revoluciones.



EL PODER




América Latina podría jugar un rol poderoso en el mundo si mirara hacia sus comunidades propias en lugar de mirar hacia países que en su momento comenzaron a hacer negocios entre empresarios y comunidades hasta construir imperios.


Roma, París, Londres, Nueva York, Berlín, Tokio, Pekín, o Seúl, son ejemplos de construcciones de economía política clásica, vaticana, liberal social, liberal económica, comercial, filosófica, tecnológica, comunista o capitalista, que han tenido éxito por representar una identidad. El poder radica en la identidad.



EL DINERO



El dinero es una consecuencia del poder, y el poder es una consecuencia del dinero. Ambos se nutren entre sí; sin embargo, uno termina engullendo al otro más tarde o temprano, en función de los apetitos de políticos o empresarios que no dialogan entre sí.


A la hora de manejar una política y una economía que interactúan bajo reglas institucionales, el diálogo es la única forma de crear consensos, y la comunidad es el único espacio de encuentro permanente, de equilibrio social y de desarrollo sostenible a través del tiempo y sustentable a través de los territorios.



EL DIÁLOGO




Es normal que un grupo gane poder, dinero e influencia sobre el otro. Para resolver quién domina está la democracia, y para perfeccionar los mercados está la regulación. Hay, sin embargo, un proceso vital y diario que no puede esperar a elecciones o a emisión de leyes para fecundar: el diálogo, mismo que es igual a la lluvia y el riego, debe ser regular y complementario en secano, permanente y generoso, de modo de ser productivo y crear una buena vida y fundamentar la convivencia en paz.


Sin diálogo, el escándalo se lleva la atención de las masas.



LA POLÍTICA



¿Harto de la política actual? Dialogue en persona y no solo reenvíe contenidos.

¿Cansado de los políticos de siempre? Invítelos a Dialogar con -y vía- amigos comunes.

¿Agotado de pagar impuestos a gobiernos corruptos? Organice Diálogos sectoriales.

¿Pensando en tomarse las armas y crear cambios por la fuerza? Dialogue en/con su familia.

¿Desempleado y temeroso de no ver futuros viables? Dialogue en su cadena de negocios.

¿Inseguro, lleno de incertidumbre y necesitado de soporte? Dialogue en comunidad.

¿Seguro, lleno de certidumbres y creyéndose la mamá de Tarzán? Dialogue con su ego.



LA CONCERTACIÓN




El ego es el primer enemigo del diálogo. El di-logos no puede sanar a quien se nutre del mono-logos. Más tarde o más temprano, quien no dialoga sucumbe ante quienes se organizan para luego vencer. La concertación es un proceso permanente, generalmente estratégico y silencioso, que -menos mal- erosiona el poder y cambia de manos el dinero.

Concertar es crear energía social, potenciar capacidades inter-familiares, revolucionar paces duraderas, motivar y emocionar liderazgos, y renovar fuerzas, anhelos y opciones de vida. La concertación, usualmente se diferencia de la convergencia, como forma de diálogo, en su enorme capacidad para competir, que más tarde o temprano va a consolidarse, pero igualmente, para sobrevivir a largo plazo, va a necesitar converger con otros que en su momento concertaron, igualmente, su hoja de ruta y constituyeron un poder equilibrado con una fuente de dinero para su comunidad.


LA CONVERGENCIA



Crear convergencia no es concertar en comunidad. Es más bien, dialogar entre comunidades, que tienen ya un poder establecido, y poseen medios y modos de vida que buscan defender para acrecentarlos por la vía del comercio, las inversiones, para mantener y desarrollar sus mercados barriales, comunales, cantonales, provinciales, regionales, nacionales, internacionales o globales.

La convergencia es un diálogo de poderes, necesario para crear tranquilidad para votantes políticos y habitantes económicos de sociedades anhelantes. Sin convergencia, todo es mentira, populismo y corrupción. La competencia electoral es necesaria pero no suficiente; la convergencia social es mandatoria.



EL ADN



A la hora de encontrar los fundamentos de la convergencia, la identidad juega un rol central. Sin identidad no hay ser humano. La forja de la identidad viene de los hogares, y tiene allí su centro: en los valores transmitidos de generación en generación, hasta convertirse en un acelerador de diálogos políticos y negocios empresariales y/o sociales centrados en principios de los cuales se tiene orgullo de pertenencia.


No solo es el hogar el espacio donde se forma el ADN; también afecta el medio en el que dicho hogar sobrevive, convive o revive. El camino del ego en quien se cree superior generalmente llega a su tope cuando debe enfrentarse con la verdad de la comunidad. Es allí donde la voz de los mayores y su experiencia no improvisada, convocan al diálogo, la concertación, la convergencia, pero sobre todo, al retorno al ADN permanente y resiliente de la comunidad y las raíces.



LAS ASOCIACIONES



No hay asociación duradera sin un diálogo entre diferentes ADNs verdaderos. Acelerar el liderazgo es la forma de crear y re-crear asociaciones e instituciones. Si un asocio público, privado, o mixto, no se convierte en institución, es posiblemente porque carece de identidad por no haberla construido o por haberla perdido.


En tiempos de elecciones, los acuerdos entre identidades, partidos, ideologías, intereses, y divergencias, solo pueden sellarse si hay primero identidades orgullosas que no se falsean para responder a las corrientes observadas en redes, sino que se ponen sobre la mesa y dialogan abiertamente desde una mirada clara sobre el rol 1) de los proveedores de leyes y políticas, 2) de los proveedores de bienes y servicios, 3) los proveedores de causas y opciones voluntarias, 4) los generadores y proveedores de información, 5) los proveedores de cohesión, y claro, 6) los proveedores de recursos y energía para caminar por 5, 10 ó 20 años con estrategias y hojas de ruta acordadas temporal y hexagonalmente (del 1 al 6) o inter-temporal y circularmente (del 1 al infinito).



LO HEXAGONAL



Lo hexagonal es una simplificación del infinito de posibilidades. Es una acotación a solo 6 miradas que pueden dialogar porque lo vienen haciendo en la realidad, de modo bilateral: 1) el estado con 2) el mercado; 3) la sociedad civil con 4) los medios y la academia, ó 5) las comunidades con 6) los inversionistas.


Hay diálogos que se convierten en públicos cuando van de 1 a 2, a 3, y otros, o cuando juntan a 4 con 5 y 6, por ejemplo. Las posibilidades van desde el diálogo que se cierra en sí mismo: B2B (solo entre negocios), hasta el diálogo hexagonal en sí mismo, que junta del 1 al 6 en una misma mesa. Para todas y cada una de las combinaciones y permutaciones hay posibilidades si se gestiona el diálogo con metodología y tecnología.



EL FUTURO



Este artículo piensa en el futuro como una materia de tiempo que, a diferencia del poder y el dinero, que vienen y van, solo va hacia adelante; no da un paso atrás. El tiempo nunca se recupera, y por ello, es la medida máxima de la eficiencia.


Por ejemplo, en el caso de mi país de origen, Ecuador, desde hoy 27 de Febrero de 2021, hasta el 11 de Abril de 2021, hay 44 días (contando el día de hoy), tres quincenas, para crear diálogos que brinden un futuro a los votantes y gestionen, así, una decisión favorable a un candidato u otro. En mi país de residencia, Chile, pasa igual, pues las elecciones para gobernadores, constituyentes, alcaldes y concejales coinciden en fecha. El futuro está a la vuelta de la esquina.


LO REGIONAL



El caso de las elecciones en Ecuador y Chile, los países símbolo de la revuelta de Octubre de 2019, es paradigmático en una región latino-americana que sufrió una embestida violenta de la falta de diálogo, de concertaciones no convergentes, y de ADNs que se contrapusieron sin vía de despresurización que no fuera la fuerza pública en el caso de Ecuador, o el cambio constitucional en el caso de Chile.


Bolivia vive su proceso, al igual que Argentina, que miran a Ecuador como un potencial país donde el proceso pueda ser parecido. Chile va en el mismo camino si no se dialoga, concierta y converge más allá del 20% de una derecha encerrada en sí misma. Perú mira atento lo que pasa en Chile y espera, al igual que Colombia, lo que ocurra. México y Brasil viven sus propios procesos, al igual que América Central, y el resto de América del Sur, mientras que incluso los propios EEUU han debutado con tomas del Capitolio desde comunidades empoderadas, no pacíficas, pero llenas de una identidad que ha entrado en conflicto con la tradicional institucionalidad. Cosas de tiempos de pandemia.



LO LOCAL


Algo que hemos aprendido en estos 15 años de Diálogo Hexagonal, es que la salida va, justamente por el diálogo entre comunidades con ADN fuerte. Aquello es posible si y solo si los diálogos se hacen en torno a proyectos específicos, de inversión, con actividades y metas claras, en los cuales, sean proyectos políticos o económicos, hay una lógica de poder y de dinero en juego. Finalmente, hemos aprendido que lo nacional no permite encontrar proyectos que cohesionen, y es más bien lo local donde el escenario es favorable.


La Red Santa Cruz ha sido formada, por ello, como una forma de juntar latino-americanos inversores globales pero siempre locales, en territorios locales con anhelos globales. El poder de lo local se generará cuando los diálogos generen hojas de ruta, éstas propicien aceleración de inversiones, y cuando éstas cubran países y regiones, capturando peso y creando cadenas productivas que se enlazan y generan bienestar para las comunidades con su denominación de origen convertida en marca de exportación.



EN CONCLUSIÓN: ES LA HORA DEL LIDERAZGO!



Caminar esa ruta requiere liderazgo.


Bienvenidos a Politics Pub de www.adnplus.co.uk .


Sigamos leyéndonos y hagámonos miembros de la Red Santa Cruz.


Al final del día, solo quien camina inter-sectorialmente llega a su destino.



228 visualizaciones1 comentario

1 comentario


https://www.adnplus.co.uk/post/anti-corruption-policies-spu-social-protection-unfinancing

Me gusta
Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page