top of page

El 100%: Ahorros, Capitales, e Inversiones de Impacto

Actualizado: 4 jun 2021

¿El 100% de los Ahorros pueden convertirse al 100% en Capitales e Inversión de Impacto?


Romer y el Ahorro


Paul Romer en “Economía Avanzada” escribe un capítulo entero (el segundo) sobre modelos macroeconómicos de horizonte infinito y “Generaciones Traslapadas”. Analiza allí el comportamiento de los hogares y las empresas, las dinámicas de la economía, el bienestar, y las hojas de ruta equilibradas del crecimiento sostenible a largo plazo, avanzando algunos elementos con respecto a los efectos dinámicos que tienen las caídas de las tasas de descuento, así como los efectos reales de los gastos públicos, el financiamiento vía deuda o tributación, y termina con el debate de la Equivalencia Ricardiana.


En estos últimos días, recordar al Romer de nuestros postgrados es revivir, en carne propia el debate de la Equivalencia Ricardiana, en efecto: esa buena y reconocida teoría económica que nunca falla, y que basada en evidencia se ha vuelto tan clásica como pensar que si hoy se sale a la calle sin vacuna y sin mascarilla, quizá en unos meses no se cuente la historia: cuando un gobierno aumenta los gastos financiados con deuda para tratar de estimular la demanda, la demanda en realidad no sufre ningún cambio.


Esto se debe a que incrementos en el déficit público conllevarán mayores impuestos en el futuro.

En un marco de economía de momentos, vívidos, en el sentido que Gatti les daba en su “ahí murieron ya los momentos” (1) vale bien la pena pensar en el ahorro y su dinámica, y no endiosar el modelo del mercado, ni el del estado, ni el de las buenas AFPs, o incluso el de las monedas ahorradas que se han acumulado, y se guardaban bajo candado, letreros de AFP y rejas hasta hace solamente un año.


Aquí es cuando vale la pena mirar técnicamente a lo que ha pasado con un Chile que está saliendo de su equilibrio dinámico de largo plazo, según se observa en las señales enviadas por sus líderes de derechas, que indican que “si se saca el 40%, entonces se tramitará una ley para sacar el 100% de los dineros de las AFPs” (2)


Solow y el Capital


Para entenderlo con sencillez, acudamos al modelo dinámico más simple que existe en economía: el de Solow.


En dicho modelo, se muestra cómo se regresa al equilibrio si se aumenta la tasa de ahorro, aumentando además el bienestar. En sencillo, Solow es una buena referencia, porque muestra el valor de aumentar la tasa de ahorro: cubrir la depreciación de la maquinaria y equipos de las empresas, y además, en lo neto, aportar fondos para cubrir la formación de fondos para la inversión nueva de las empresas familiares y de cada hogar, elevando los salarios y los ingresos al mantener en alto la productividad del trabajo, la tecnología, la tierra y el liderazgo emprendedor de las jefas de hogar, de los estudiantes, sus esposos, padres y las familias.


Alessandri y el 100%


En esa lógica se entiende la iniciativa posible de Alessandri, hermano del alcalde actual de Santiago, quien reiteró que es “un opositor al retiro de fondos de las AFP”, aunque expresó que “los candidatos mejor aspectados, todos están hablando de nacionalizar, que es una palabra preciosa pero que en el fondo, en idioma popular, significa ‘topón, pa’ dentro’, te quitan tu plata”.


Ante esto, el Diputado Gremialista Alessandri cuestionó que a pesar de los intentos por mejorar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) “los legisladores sigan promoviendo el uso de los recursos de las cuentas individuales para enfrentar la pandemia de COVID-19” y “advirtió que “si viene un cuarto retiro” presentará una reforma constitucional para permitir el giro de la totalidad de los ahorros individuales de los cotizantes”. (3)


Alessandri tiene razón técnica para plantearlo, no solo política: bajo una escala de Likert a 5 grados, cuando una variable cuyo 100% es 5 y su 0% es 0, pasar de 0% a 20% es iniciar un proceso de “nacionalización”, mientras que pasar de un 30% a un 40%, como es el caso de los retiros de las AFPs, implica ya no solo un inicio, sino la consolidación de una tendencia.


Likert y el 40%


Una escala de Likert es una escala de encuesta y como tal, representa un conjunto de opciones de respuesta, ya sean numéricas o verbales, que cubren una variedad de opciones de evolución sobre un tema. Siendo siempre parte de una pregunta cerrada (con diferentes opciones de evolución probables), se utiliza una escala de 5 ó 7 puntos, como una escala de evolución, que va de una actitud extrema a otra.


Normalmente, la escala de Likert incluye una opción moderada o neutral en su escala. Las escalas Likert (nombradas en honor a su creador, el científico social estadounidense Rensis Likert) a 5 puntos son bastante populares porque son una de las formas más confiables de medir opiniones, percepciones y comportamientos. En ellas, 0 es “sin cambios”, 1 es “voluntad”, 2 es “ruptura de inercia”, 3 es “en desarrollo”, 4 es “proceso completo pero reversible” y 5 es “proceso irreversible”.


En comparación con las preguntas binarias del “sí” a las AFPs, o “no” a las AFPs, que brindan solo dos opciones polares, las políticas tipo Likert aplicadas en política, permiten descomprimir el debate, y son las fórmulas que se han aplicado en Chile, brindando un espacio de diálogo límite al llegar al 30%, que se ubica entre el 1 de la “voluntad” de ir hacia el “no más AFP”, y el 2 de la ruptura dela inercia del tradicional “sí a las AFPS”.

Si se llega a un cuarto retiro de 10%, se completará un 2/5 en el cual el producto AFP ya no será "lo suficientemente bueno" (con suerte) y pronto puede pasar a dejar de ser "excelente" y pasar a ser “pésimo”.


Las leyes en formato de Likert pueden ayudar a decidir que la salida será inminente, y en dinámica, toda compañía y toda familia, así como todos los empleados podrán sentirse “muy satisfechos”, al recibir sus ahorros, con los cuales hoy están “algo insatisfechos”, pero que al tenerlos y al recuperarlos, tal vez puedan dejar de ser “simplemente neutrales”.


En resumen, la coyuntura, tal como viene, ha permitido descubrir grados de opinión que podrían marcar una diferencia real en la comprensión de los dos proyectos que está recibiendo hoy el Congreso: el del Sector 1, y el del Sector 2.


Al parecer el Likert se agotó ayer, y el debate durante este Junio estará centrado en ir al 5/5, señalando las áreas en las que es posible que se pueda mejorar la ley, en función de los objetivos del servicio del ahorro para la protección y el crecimiento del producto nacional.(4)


Markov y el 100%


En la teoría de la probabilidad, se conoce como cadena de Márkov o modelo de Márkov a un tipo especial de proceso estocástico discreto en el que la probabilidad de que ocurra un evento depende solamente del evento inmediatamente anterior. Esta característica de falta de memoria recibe el nombre de propiedad de Markov.


La cadena de Markov, también conocida como modelo de Markov o proceso de Markov, es un concepto desarrollado dentro de la teoría de la probabilidad y la estadística que establece una fuerte dependencia entre un evento y otro suceso anterior. Su principal utilidad es el análisis del comportamiento de procesos estocásticos.

La explicación de estas cadenas la desarrolló el matemático de origen ruso Andréi Márkov en 1907. Así, a lo largo del siglo XX, se ha podido emplear dicha metodología en numerosos casos prácticos de la vida cotidiana.


También se conoce como cadena simple biestable de Markov. En el caso de la diabetes, por ejemplo, el progreso de la enfermedad hasta niveles catastróficos sigue una Cadena de Markov (Salazar, 1997), y lo mismo, en salud, muchos procesos virales o bacterianos, o de deterioro dependen del crecimiento orgánico de un proceso, paso a paso.


El plan Paso a Paso, en su ordenamiento epidemiológico también ha seguido este comportamiento, de ida y vuelta, en función de terceras variables, y lo mismo, el retiro del 10% siguiente desde cero en adelante, siguiendo un formato de Likert, iba en dicho formato, creando una evolución de “muerte lenta” del nivel del ahorro, sin una lógica de conjunto, sino solo dependiendo del paso a paso.


Es por ello que la propuesta de Alessandri en Chile tiene una lógica de fondo, a la cual ya se han sumado los proponentes del 10% progresivo. La terapia de shock de Alessandri puede ser mejor que la gradualista de Jiles, en Chile, pues puede permitir controlar el proceso de manera más satisfactoria, al volverse al equilibrio de largo plazo, con una regla pre-acordada, idealmente bajo un gobierno en el que las reglas todavía están vigentes, y sin esperar a un proceso aleatorio en el que puede existir una solución de esquina que rompa el equilibrio de largo plazo y deteriore el bienestar, como estaba presumiéndose en el proceso Markoviano anterior.


Sargent y los Ciclos Reales de Negocios: Más Economía!


Si se toma una medida de conjunto, con lógica integral, siguiendo una dinámica equilibrada a largo plazo, retirando el 100% sin perder el punto de silla de la economía, se puede haber logrado los objetivos macroeconómicos dinámicos requeridos a largo plazo, junto con los sociales y de emergencia de corto plazo, incluso con un posible impulso a la economía, al invertirse los ahorros o incorporarse a un sistema donde estén más seguros, no fuguen de la economía, no sea expropiables, y donde al final, el hecho fiscal de la protección social, deba ser incorporado, vía cálculo a discutir en los próximos meses y años, dentro de lo fiscal, donde además, se debe tomar en cuenta el efecto temporal positivo que tiene el ingreso extra que está obteniendo el país por la subida extra-prespuestaria, favorable del precio del cobre y el aumento de la renta.


Aquello, en medio de la discusión del “royalty minero”, en paralelo, puede llevar a que el equilibrio no se pierda, sino que se logre una reorganización de los beneficios del funcionamiento económico y de la apropiación de excedentes, con impuestos que permitan reestablecer las reglas del juego, siguiendo un proceso dinámico parecido al que estudiaba en detalle Sargent (1987) en “Dynamic Macroeconomic Theory”, gracias a un proyecto que bien puede estudiarse y trabajarse de modo ordenado, con un solo control para volver al equilibrio de buen estado y al punto de silla en el cual la economía de Chile ha estado progresando a pesar de los shocks transitorios recientes.


Aprovechando el Proyecto del 100% para generar un consenso de equilibrios macro


Las tareas pendientes de la macroeconomía en Chile se deben interpretar desde las observaciones que han tenido los agregados económicos, pero a la vez se pueden articular, a través del proyecto en camino, en términos de las motivaciones y limitaciones que vienen dadas por la situación y preferencias de consumo e inversión, gasto y relacionamiento internacional que tienen desde lo micro los Chilenos en esta coyuntura.

Tener un proyecto del 100% que se haga de forma técnica, permitirá predecir las consecuencias de formas hipotéticas alternativas de administrar la política económica del gobierno.


En este sentido, es favorable saber que en Chile hay abundancia de profesionales expertos, en lo institucional, en la gestión con datos y suficiente apoyo político, ahora transversal, en el congreso y en el ejecutivo, para que en los próximos meses se pueda hacer acopio de los resultados de los modelos de equilibrio general que posee la institucionalidad y forman un contexto conveniente para analizar tales políticas gubernamentales alternativas.

En los últimos años, las fortalezas de los modelos de equilibrio general y las correspondientes deficiencias de los modelos keynesianos seguidos por la izquierda tradicional en Chile, y los monetaristas de la década de 1960 seguidos por la derecha tradicional de Chile, han inducido a los macroeconomistas a comenzar a aplicar modelos de equilibrio general en los bancos centrales, pero sin hacer una comunicación adecuada en la agenda pública, perdiéndose la noción pública de los efectos dinámicos de las medidas y los comportamientos del día a día durante la pandemia.


El ejercicio de Briones en Hacienda fue un buen avance en el sentido comunicacional, pero duró poco, al caer en el juego político como candidato, lo que impidió que su capacidad técnica y comunicacional lo tuviera como un líder nacional más allá de lo político, sino en lo técnico, como quizá lo requería más el país durante los meses pasados.


Habría sido mejor, quizá, para su propia imagen y consolidación, que se retire su candidatura y su liderazgo se enfoque, como se requiere, en la comunicación de lo económico, con su experiencia y datos, capacidad y conocimiento, explicando en medios los procesos que se han construido para ayudar a interpretar las medidas de corto plazo sin alterar los equilibrios de las series de tiempo a largo plazo.


Es de esperar que más Economistas tomen el espacio público y salgan a comunicar sus observaciones de los agregados económicos y comunicar en lenguaje sencillo, de modo que la población pueda predecir las consecuencias de intervenciones gubernamentales alternativas.


Aterrizando el Debate Público


Ciertamente, es necesario aterrizar en el debate público los modelos y datos de programación dinámica, los datos que entregan las variables para usar la teoría de la búsqueda y los modelos de precios de capital dinámicos reales, de modo de poder explicar lo que se viene y cómo manejarlo de la mejor manera.


La iniciativa del 100% puede ser fructífera en dicho sentido, y su discusión puede llevarnos a salir de una lógica de Likert y Markov, de modo de entrar en modelos de ciclos reales de negocios, como los que se requiere impulsar ahora, con shocks de oferta, en los que las aplicaciones en medios nos permitan allegar acuerdos transversales, basadas en datos, con modelos estocásticos de crecimiento óptimo, y modelos de emparejamiento.


El ejercicio del 100% será un espacio fértil para que expertos en teorías de precios de arbitraje y teorías de tasas de interés, precios de acciones y opciones, puedan dialogar con la ciudadanía, pues se estaría construyendo un nuevo sistema acorde a los nuevos tiempos y el nuevo normal que vive Chile.


Al final de cuentas, las cuestiones de protección social en Chile son también de teoría monetaria, por lo cual bien puede involucrarse el set de ex autoridades del Banco Central, conocedores de modelos de moneda en función de utilidad, pues lo que estamos viviendo va en dicha línea, así como decurre en paralelo, de 10% en 10% en formato también de modelos de efectivo por adelantado, que han resultado beneficiosos hasta el momento, pero deben articularse en una solución efectiva que permita llegar a la Asamblea con un consenso económico de base, que tranquilice a los mercados.


Conclusiones


Para cerrar, será bueno que los modelos que se discutan pasen también por otros elementos de la discusión pública, como los relativos a los elementos de puertas giratorias, de colusiones, de competencia, de autopistas y peajes, y en dicho sentido, se condigan con los nuevos modelos de generaciones superpuestas y traslapadas que se utilizarán para estudiar un conjunto de reformas comunes que vendrán en sistemas de reparto como los que el país implementará.


En el caso de Ecuador, toda una nueva generación de economistas jóvenes pudo hacer acopio de conocimientos y poner sus capacidades y dichos modelos a trabajar en problemas concretos en ejercicios que ofrecen lo que ha ocurrido finalmente allá: a lo largo de la revolución, se mantuvo la dolarización, que acá vendrá de la mano de la protección de la UF como símbolo de estabilidad.


La discusión ordenada del 100% será, en dicho sentido, una oportunidad para proporcionar información sobre las fortalezas y debilidades de los modelos de gestión del dinero y el ahorro en Chile, de modo que la inversión siga operando y el análisis económico se vuelva funcional a la coyuntura política, apoye la convergencia y la unidad en torno a los consensos de largo plazo que subyacen desde la vuelta a la democracia y antes de ella, y se usen las matemáticas como herramientas básicas, fundamentales, a ser utilizadas en beneficio de todos, en todas las áreas, por más dispares que puedan resultar en toda la economía.


Al final de cuentas, lo que todos queremos, con la nueva constitución, es que las expectativas no sean adaptativas, sino racionales, de modo que actuemos por la razón y no por la fuerza.




 

(1) Un homenaje a Gatti desde Politics’ Pub…

(2) Alessandri y el 100%...

(3) Alessandri y su Ultimatum…

(4) Likert / Suvrey Monkey

85 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page