top of page

EL VALOR DE LA INDEPENDENCIA DE PODERES Y LA NO JUDICIALIZACION DE LA POLITICA: DEMOCRACIA Y PAZ

Fuenteovejuna Liberó a Glass en Ecuador...


La Sociedad debe mirarse hacia adentro: ¿Qué se ha hecho para proponer también, desde la sociedad civil propuestas, dialogadas, organizadas, y bien apuntaladas, desde la academia, las comunidades y ciudades, los barrios y ONGs, los medios y la Iglesia, para poner la voz en alto, castigar técnicamente la inacción, y desarrollar opciones de reforma diaria, constante, permanente, fuerte por la razón, y jamás por la fuerza, de modo que se haga incidencia y se pueda virar páginas porque se ha puesto los dedos en la masa, como hace todo panadero que cuida de su negocio, y amasa sus fortunas sin delegar el cuidado de la harina, la sal y la mantequilla a sus empleados?

HOY LIBERARON A JORGE GLASS, EX VICEPRESIDENTE DE CORREA EN ECUADOR


Independencia


1. Tradicionalmente los 3 poderes del estado han sido el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. La independencia de ellos entre sí impide que al Ejecutivo se le culpe por los fallos del segundo y el tercero, así como impide que el tercero se inmiscuya en materias políticas o legales.


2. Cuando la justicia no puede sostener un fallo, o se maneja con diferentes tiempos y criterios en un trámite judicial frente a otro (u otros), no yerran los legisladores, ni hay desaciertos del gobierno central; la responsabilidad de los desaciertos de la justicia ante el ojo público deben atribuirse a la orgánica Judicial y no al Presidente de la República, ni al Congreso.


3. Un Congreso fuerte pero incapaz de alcanzar mayorías es otro ejemplo que debe ser cuestionado en las personas a cargo de dichos procesos, y no acusarse a la justicia, ni a los ministros por la inefectividad con la que se tramitan o proponen leyes que requieren los ciudadanos.


Judicialización


Parecen verdades de perogrullo las anteriormente expresadas; sin embargo, nos hemos acostumbrado tanto a mirar hacia los presidentes y los ministros de carteras gubernamentales desde los medios y las redes sociales, que a veces pensamos los ciudadanos que todo lo que falle en el estado es culpa de un presidente.


Mal hacemos al plantear así los análisis y comentarios personales o institucionales, pues solo alentamos un sentimiento de frustración que puede conducir a escenarios de búsqueda de presidentes paladines de la justicia y dictadores de constituciones y leyes, alentando con ello la concentración de poderes, la judicialización de la política, y la corrupción de las instituciones, así como la destrucción de la casta política en manos de aventureros de malas mañas y peores artes.


La Democracia Verdadera, y la Paz Duradera dependen de la Separación de Poderes.



Mandantes


Cuando los pueblos se agotan porque exigen cuentas pero no las reciben de quienes deben dárselas, suelen tender a enfocarse en buscar un líder mesiánico al cual darle todo el país, preparando un escenario parecido al de un panadero que es permisivo con terceros en el uso de su leña y horno, y es relajado en términos de regalarle sin control la harina, la sal y la mantequilla a sus empleados: dándosela con tonta generosidad a un trabajador preferido, que pone solo sus horas de amasado y horneado, y a la larga se adueñará luego de la panadería...


La harina del gasto, la sal de la deuda, y la mantequilla del déficit son la golosina de quienes amasan fortunas a costa de los dueños de todo, y preparan nuevas hornadas de súbditos mandatarios-agentes que trabajarán de espaldas a los mandantes-principales y solo mirarán mórbidamente y de frente hacia el vicio de la corrupción, constituyéndolo en institución duradera y deporte nacional: social, política y económicamente validado.


Mal hace una sociedad civil en exigir a un administrador público que se vuelva un justiciero.


Si la justicia falla, se puede proponer desde el Ejecutivo una ley, o consulta popular, según el ordenamiento jurídico, y le corresponderá al Legislativo dar trámite a dicha solicitud, o si no se requiere pasar por allí, según sea la Constitución y las Leyes, entonces y solo entonces, se podrá pedir cuentas por la falta de iniciativa para ejercer un poder que nivele la cancha, si otro poder del estado está deshaciendo el interior y está maniatando al gobierno.


Instituciones


América Latina está perdiendo sus instituciones por esta falla de concepto ciudadano ligada a la distribución de las cargas, y a la atribución de los castigos hacia quienes deben ser acreedores del escarnio público.


Que los medios y las redes apunten hacia la justicia nacional y hacia las cortes internacionales para el castigo social y la exigencia de justicia global en los casos en los cuales la justicia nacional esté tomada y no sirva para los fines que debe servir.


GLassO: Glass y G.Lasso


En el caso de Jorge Glass, en Ecuador, el pensamiento debe ir por dicho camino: si un juez de tercera clase es capaz de dejar en libertad a un reo sentenciado por corrupción en todas las instancias, el fallo es de los legisladores que han redactado las leyes, así como de los constitucionalistas que han diseñado la ley mayor, así como la culpa es de las autoridades que no actúan de oficio para crear tapones para los orificios que en la normativa y en lo positivo siempre aparecerán: "hecha la ley, hecha la trampa".


Si se apunta hacia el Presidente Lasso por el caso Glass, se hará un flaco favor a la democracia. Lasso no es un justiciero, es un administrador. El problema no es de leyes, ni de constituciones, ni de revanchas, ni de metidas de mano en la justicia.


Sociedad


La Sociedad debe mirarse hacia adentro: ¿Qué se ha hecho para proponer también, desde la sociedad civil propuestas, dialogadas, organizadas, y bien apuntaladas, desde la academia, las comunidades y ciudades, los barrios y ONGs, los medios y la Iglesia, para poner la voz en alto, castigar técnicamente la inacción, y desarrollar opciones de reforma diaria, constante, permanente, fuerte por la razón, y jamás por la fuerza, de modo que se haga incidencia y se pueda virar páginas porque se ha puesto los dedos en la masa, como hace todo panadero que cuida de su negocio, y amasa sus fortunas sin delegar el cuidado de la harina, la sal y la mantequilla a sus empleados?


EL OJO DEL AMO ENGORDA AL CABALLO.


82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page