top of page
  • Foto del escritorADN@+

ESTA VEZ, EL PRECIO DE APOYAR A RUSIA SERA ALTISIMO PARA CUBA, NICARAGUA Y VENEZUELA

Con la guerra en Ucrania volviéndose económica, las sanciones están a punto de girar hacia un punto de no retorno, cuando los países de Occidente han acelerado sus inversiones en energías no renovables, activarán el uso de sus reservas estratégicas en el intertanto, avanzando hacia su autonomía energética en un lapso corto, de 5 a 10 años.


La aceleración de la agenda 2030 de las Naciones Unidas está siendo la constante, y mientras ello ocurre, el precio del petróleo Brendt sigue superando los 100 dólares, lo mismo que el cobre sigue apuntando a superar la nueva barrera de los 4.5 dólares. Estas son las razones por las cuales las monedas latinoamericanas se mantienen estables en las últimas horas, con el peso Chileno apuntando a subidas y bajadas sobre y bajo los 800 Pesos por Dólar, en una batalla entre la devaluación, la inflación, el aumento del costo de las materias primas exportables, y el aumento de los costos de los bienes y servicios importados.


Por ahora, la subida de precios de commodities le es favorable a Venezuela y otros países exportadores de materias primas; sin embargo, los ingresos extra no están alcanzando a cubrir los costos de gestión, sobre todo por razones de eficiencia y prácticas de gestión débiles, como se muestra en el caso de las finanzas rotas de Petróleos de México, cuyo rescate financiero ha debido producirse con apoyo del gobierno de dicho país, en una movida parecida a la que hace poco hicieran otros países con empresas bandera (incluyendo a China en lo inmobiliario, ó Chile en lo aeronáutico).


La parte económica de la crisis de la pandemia no termina aún, y afecta a todas las potencias del centro de la economía mundial, así como a todas las economías de la periferia global. En dicho escenario, es difícil pensar que la guerra le vaya a añadir certidumbre de ningún tipo a la economía global. Por lo pronto, Rusia se está defendiendo a través de prohibiciones a sus residentes en términos de no poder sacar del país ningún tipo de divisa extranjera. China, de su lado le está apostando a las tecnologías de block chain para encontrar productividad extra más allá del bajo costo de su mano de obra, y así mantenerse competitiva y resolver sus problemas logísticos.


Sin embargo, los precios de los bienes básicos comienzan a subir más allá de lo esperado por la crisis sanitaria y económica previa, lo cual pone en problemas a los gobiernos, que utilizan su política monetaria para calmar las expectativas inflacionarias retirando dinero circulante de la economía e incrementando las tasas de interés, con lo cual complican aún más a los sectores de vivienda y construcción.


Países como Chile se están defendiendo bien con políticas monetarias, fiscales y sociales que se juntan a políticas energéticas y ambientales que se integran con las políticas educativas, de investigación y tecnología, para crear soluciones parecidas a las que está usando estratégicamente China. Su ventaja es la existencia de una masa crítica de capital humano e institucionalidad que permitirá que el país pueda soportar, adicionalmente, su crisis política interna. De hecho, en su Convención Constitucional se discute actualmente cuán verde quiere ser Chile, pues se ha encontrado que la salida del país va por esa línea. En ello, el aumento de los precios del cobre le ayuda a Chile a reflotar mejor su economía.


Otros países, como México, no logran aprovechar el alza del precio del petróleo para mostrar valor en los mercados de las empresas ligadas a la producción y negocio petrolero.


En todos los casos, el caos que se está generando en el sector de productos y servicios básicos en las últimas horas, como efecto de cola de la guerra en Ucrania, está afectando más a los países con más debilidades institucionales.


En el caso de Ecuador, se comienza a hablar de Hidrógeno Verde, e inversiones en una línea parecida a la que siguen Chile y China, pero aquello tomará tiempo en su maduración, pues su propia crisis política interna no termina de resolverse: no existe diálogo entre facciones políticas, y al contrario, los grupos asociados a los partidos políticos están disputando el poder para cerrar negocios en torno a las materias primas, en lugar de apostarle a un acuerdo que sostenga el país, y construya una agenda nacional de emergencia, que además se centre en las líneas estratégicas que el país requiere avanzar, usando la política fiscal y de compras públicas, así como la política tecnológica y de inversiones como herramientas de trabajo en un país dolarizado que no posee política monetaria ni cambiaria y depende de la gestión de entrada neta positiva de dólares para tener liquidez en sus mercados. El petróleo y el cobre le ayudan en este proceso, pero su reto está centrado (antes de avanzar hacia inversiones) en la forma en la cual los políticos liberen al país de las malas prácticas que por años han limitado la posibilidad de Ecuador de convertirse en un centro de inversiones como fuera en los años 70s.


Las prácticas de los políticos de oposición, pero también de muchos actores cercanos al gobierno de Ecuador se parecen a las prácticas del pasado del país, y la lucha no solo es entre gobierno vs oposición, sino entre sectores valiosos del propio gobierno, comenzando por su presidente, y sectores de mandos medios que provienen del pasado, comenzando por otros poderes del estado, como la Asamblea.


A Ecuador le queda poco tiempo para resolver sus problemas, en un mundo en el cual los inversores europeos, americanos, y también de países generalmente neutrales y sin armas, como Suiza ó Alemania, están procediendo a armarse y a aliarse, alinearse y gestionar sus políticas de forma clara en lo nacional, y más clara aún en lo internacional.


El liderazgo de Chile, en dicho proceso es interesante, pues ya se ha generado un consenso que apunta a dejar atrás la crisis política. El indicador más claro está en las encuestas, que muestran que las personas que votarían "apruebo" en general al cambio de la Constitución ya son minoría, con 47%. La mayoría de los votantes en Chile irá por el rechazo, o por una Constitución de unidad, y no irá de ninguna manera por una Constitución que busque líneas parecidas al pasado o al presente de la Unión Soviética o de Rusia.


En la propia Rusia, se están abriendo muchos frentes internos contra la guerra, y la bolsa de Moscú ha suspendido operaciones, con lo cual el vaticionio de costos altísimos a pagar por parte de Putín, sus colaboradores, y los oligarcas que le daban soporte será enorme.


Lo que pasa en Rusia está lejos de ser hermoso para sus gobernantes y el grupo cerrado que ejerce el poder en lo político, económico y social.


Con esta situación y teniendo que enfrentar la movilización de aviones desde Europa, la resistencia en Ucrania, la contribución de armas desde Europa y EEUU a Ucrania, Putín ha comenzado a dar señales de ir hacia un diálogo, habiendo comenzado aquello en Bielorrusia, el país aliado de Rusia, que está albergando el diálogo puesto que no desea tampoco sufrir como ya se le ha anticipado, sanciones por permitir que un ejército invasor use su territorio nacional para atacar a otro país soberano.


El alineamiento de Cuba, Nicaragua y Venezuela con Rusia saldrá carísimo, en dichas circunstancias puesto que:


  1. Rusia no cuenta ya con los recursos con los que libremente contaba hasta hace una semana.

  2. Rusia está concentrada en las negociaciones y no en los ataques al momento.

  3. Si bien sigue peleándose la guerra, las indicaciones de preparar la defensa nuclear son más una herramienta de negociación que una amenaza real.

  4. En ello, China se muestra cauta, y actúa como EEUU, que indican apoyos, pero China no está entrando en el juego militar como sí está entrando EEUU, lo cual muestra un desbalance de fuerzas que le juega en contra a Putin.

  5. En dicho sentido, no será difícil que los países aliados se queden solos o deban sentarse a negociar y en dicho sentido, pierdan poder de manera forzada.

  6. La prensa en España indica que el régimen de Nicolás Maduro está nervioso con la invasión de Rusia a Ucrania, no porque la condene, sino por el impacto que causarán las sanciones contra el Gobierno de Vladimir Putin en las finanzas de la maltrecha economía venezolana.

  7. "Venezuela, que no tiene arte ni parte en la guerra iniciada por Putin en Ucrania, «pagará muy caro» no sólo por «el apoyo que ha brindado al gobierno ruso» sino por haber instalado la oficina de PDVSA en Moscú, cuyas operaciones financieras internacionales también estarán sometidas al bloqueo de la banca rusa". (ABC)

  8. En el caso de Cuba, su eje de gestión del dinero pasará por la misma situación. Con ello, los ánimos del Foro de Sao Paulo, creado desde Cuba como una respuesta a la crisis en la que entró su economía con la caída de la Unión Soviética irán a la baja, pues cada país está peleando su propia situación y trata de negociar como puede la salida. Tal es el caso de Argentina, Brasil, y de potenciales aliados que ya nunca lo fueron, como es el caso del nuevo Chile que comienza en Marzo. Igualmente ocurre con México, y no se diga de Perú, donde el nuevo gobierno tiene sus propios problemas a resolver.

  9. En el caso de Nicaragua, la expectativa de negociar con China la salida del Canal de Nicaragua hacia una realidad, como competencia al Canal de Panamá de gestión todavía ligada con fuerza a EEUU, no aparece como una opción cercana. Más parecería que los banqueros y oligarcas "enchufados" de Nicaragua: los "business people" Nicas, estarán poniendo las barbas en remojo, sobre todo porque sería fatal para ellos una entrada en una lista negra como las que se están generando con acelerada velocidad por parte de las Unión Europea, y pueden comenzar a replicarse en la OEA.

  10. En esas circunstancias, el precio a pagar por parte de los gobiernos y grupos de poder en Nicaragua, Cuba y Venezuela será muy alto, pero también puede serlo para los grupos de poder ligados a negocios con Rusia en otros países americanos, como el mismo Ecuador, la misma Colombia, Argentina, y otros. Allí mismo, los oligarcas y los políticos, los mandos medios todavía insertados en el estado, en la academia y demás posiciones de influencia, estarán bajando su perfil y comenzarán a acercarse a las mesas de diálogo, como está haciendo en estos mismos momentos su líder global, Vladimir Putín, no tanto por estrategia, sino por sobrevivencia.



173 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page