top of page

LENIN: ZAR DECAPITADOR DE CABEZONES

Actualizado: 28 jul 2021


I. LENIN MORENO



PROLOGO


Una anécdota muy querida de mi infancia, fue un almuerzo junto a mi familia por la visita a Quito de mi abuelo Emilio Salazar Brito, o en su nombre 100% chino, Zhang Wun-Te. El, asombrado y con ojos de dolor casi hasta las lágrimas, escuchaba, a pesar de todo, con paciencia y cariño, una sobre-mesa en la que sus nietos quiteños, mis hermanos mayores de edad, ya entonces estudiantes "cabezones" de la Universidad Central de Quito, se quejaban grupal y amargamente del "salvajismo y violencia" de los "chinos" en un almuerzo.

Mi abuelito miró a mi hermana Pilar, la más fogosa en la conversación y en el ataque a los maoístas, y le dijo, en su acento mitad chino y mitad manabita: "mijita, no hable así de sus ancestros..." :)


Claro, Pilar y sobre todo mi Madre tuvieron que explicarle a su abuelo y suegro, respectivamente, que no era un tema contra la raza, sino contra la forma en la que se quería imponer la ideología desde la rama Maoísta del Socialismo que se infundía en todas las facultades de la Universidad Pública en Ecuador.


Ellos, mis hermanos, no tenían opción en la Universidad Central, más que ser Socialistas Maoístas "Chinos", o Socialistas "Cabezones" (Pro-Rusos). Eran los años 70s y nosotros los menores estábamos dedicados a los juegos y la música y no entendíamos muy bien todo, pero nos fascinaba ver la pasión y los sentimientos que cada conversación hogareña, familiar, o de comunidad despertaba en los hermanos mayores.


Mis padres, liberales católicos en lo humano, y conservadores de estirpe en lo familiar, miraban con el mismo cariño a sus hijos mayores, los dejaban ser, y no los cambiaban a la Universidad Católica porque tenían claridad en que no se podía estirar los pies más allá de las sábanas, pues tenían 10 hijos, y debían dar a todos iguales oportunidades, y eso venía representado por la oportunidad de ser profesionales, como lo fueron ellos antes, gracias a la educación gratuita provista por el estado desde la universidad pública.


Mis padres amaban su universidad, que los educó en su tiempo fuera del debate entre socialismo vs capitalismo, sino en lo científico vs lo vulgar. Ellos ejercieron su profesión con esos principios y además, siendo presidentes de la Juventud Universitaria Católica y la Juventud Estudiantil Católica de la Universidad Pública (rama masculina y femenina respectivamente), tenían el concepto de que la Universidad podía formar grandes líderes si se aguantaba el embate de lo comunista y socialista en la política universitaria de sus hijos, a través de mantener en casa una lógica cristiana de fondo, que mantuviera el núcleo y el centro seguro a pesar de los cantos de sirena.


Esa era, lo creo ahora yo, a mis 50 años, ya con hijas graduadas y universitarias estudiadas en lo internacional y privado, como me tocó ya a mí merced a becas ganadas por el conocimiento heredado de mi familia, esa era digo, la razón por la cual quizá mis hermanos habían optado por el socialismo pro ruso (un país que sigue siendo cristiano tras la vida, acción y muerte de la URSS) y no comulgaban, literalmente, con el socialismo maoísta, que es el de un país muy querido, no cristiano, no creyente al parecer, muy poderoso ahora, pero en ese entonces, muy pobre y con muchos retos, sobre todo en la vida espiritual que hasta hoy nos une a mis hermanos mayores y mis hermanos menores, a pesar de ser socialistas los mayores y ser capitalistas los menores.


Al ser 10 hermanos, esa evolución es dable, pues se la vive de generación en generación, o de década en década.


En mi familia, el proceso lo veía pasar en mí mismo: nos unía ese viejo principio de la clase media latinoamericana cuyos padres (los míos) o abuelos (los de mis amigos) fueron criados en la post-pandemia de 1920, siendo niños en la crisis de los años 30; crecieron habiendo estudiado la secundaria y la universidad en los años 40 y 50, para casarse y tener hijos en dicha década hasta fines de los 60s, mirándolos a sus hijos mayores ser universitarios en los 70s y a los menores serlo ya a fines de los 80s, mientras sus hijos mayores ya comenzaban a ser padres.


Para los 80s, mis hermanos mayores ya eran padres y el socialismo había quedado atrás entre las ocupaciones por sus hijos y sus profesiones, más la vida social, económica y política de la entrada de lleno en el "neo-liberalismo" en el mundo con Tatcher, Reagan, Pinochet, y el resto de presidentes en América y Europa. China todavía no era un poder tan importante como lo comenzó a ser en los 90s, y bueno, la generación de mis hermanos se enfocó en trabajar y dejó atrás toda acción política hasta la entrada en tromba del super ciclo de los commodities de los 2000s, cuando América Latina se pudo dar el "lujo" de contentar a sus abuelos al tener recursos para jugar al socialismo del siglo 21.


LENIN


Muchas ideas se activaron ahí. Mis hermanos mayores se volvieron Correístas y lo siguen siendo: nunca habían pasado ni visto los horrores que había pasado Chile, donde yo había estudiado economía en ILADES, de la Universidad Jesuita Alberto Hurtado, gracias a una beca del BID y un convenio con Georgetown University que nos permitía tener el título de maestría de esa universidad, estudiando fuera de Washington, entre latinoamericanos, profesores y alumnos, de toda la región, en castellano, pero a la vez en griego, dada la rigurosidad matemática del programa de estudios que hizo época entre los economistas de la región en los 90s.


Mis hermanos son de la edad de Lenin Moreno: de su generación. Lenin fue elegido "con pinzas" por la maquinaria del socialismo del siglo 21 inventada en el Foro de Sao Paulo, bajo el influjo de Castro y Chávez, para tomarse la región y crear un poder geo-político en un eje global junto a rusos, chinos e iraníes, como nos tocó ver luego en Ecuador, de la mano de una década complejísima para el país junto a Correa: muy aplaudida por mis hermanos, y muy llena de diálogo de mi parte, para sobrevivir en medio de la locura de los padres de mis amigos y mis hermanos mayores, que eran mayoría: 80% frente al 20% cuerdo que rechazamos la constitución que nos propusieron como "carnada".


Lenin Moreno es hoy llamado "traidor" por mis hermanos mayores, sus contemporáneos. Los menores, lo vemos como un "salvador".


Curiosamente, esta historia es muy larga, pues a pesar de mis intentos por formar a mis alumnos en la Universidad Católica de Quito, mi alma mater previo a mi venida a estudiar mi postgrado inicial en Chile, muchos de mis alumnos fueron tomados rehenes por el socialismo del siglo 21: "pisaron el palito" al ofrecérseles cargos, poder y dinero, influencia y pertenencia a aquello que quizá escucharon mayoritariamente de chicos de parte de sus abuelos, contemporáneos a mis hermanos, en torno al socialismo.


Mis alumnos y esa nueva generación le dio vida y fuerza al socialismo del siglo 21 y fue aquella que recientemente fue enviada a las urnas junto a Andrés Arauz, para perder frente a Guillermo Lasso, que podría ser mi hermano mayor, pero que no tuvo esas influencias porque no estudió la universidad, se dedicó a trabajar, y formó un banco con el cual ha creado empleo y ha hecho posible el sueño de mi generación ochentera y la de mis hijos: trabajar, capitalizarse, dar empleo y liderar para acelerar inversiones de impacto que generen bienestar: lo que promovemos acá en ADN@+, en honor a esos principios, que son los de mis padres y abuelos y fueron los valores permanentes que aún hoy siguen estando presentes en personas vivas y poderosas, como la reina Isabel II en el Reino Unido, donde nuestras ideas tienen su hogar en términos de apoyo financiero de mercado para América y el mundo.


LO GLOBAL


Lenin Moreno siempre tuvo a su hija trabajando en el equipo británico. Era un personaje dialogante y perfecto para hacer lo que históricamente ha hecho: la transición para la necesaria salida del "lujo" hacia la austeridad. Salir del gasto insostenible hacia el equilibrio fiscal. Fue la persona perfecta para dialogar con el poder creciente chino y obtener su financiamiento, por ser maoísta El mismo, pero pudo dialogar también con Rusia, al cierre de su administración, para obtener también las vacunas necesarias, junto con las chinas, las británicas, las de Estados Unidos y las de todo el planeta. No ha podido ir más rápido porque no tenía los recursos para hacerlo, dada la deuda heredada por su antiguo compañero de luchas, que se gastó todos los ahorros, todos los ingresos y endeudó el país hasta sus calzoncillos, hasta donde ya no se podía endeudar más.


Correa era cristiano. Se opuso al aborto. En eso coincidimos, lo digo abiertamente. Correa no era una mala persona en el fondo, pero su pasión era la de un cabezón. Muy parecida a la de mis hermanos. Se la jugó, y se corrompió por querer tener el poder absoluto. Dicen que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Su propuesta, en esas condiciones, no podía ser sostenida por Lenin, aún llamándose así, por herencia y pedigree socialista de los padres de Moreno. Tampoco lo iba a poder ser de parte de los jóvenes socialistas del siglo 21, teniendo a su siguiente vice-presidente preso, por operar con Odebrecht y cocinar arroz verde, conforme la justicia ha demostrado con el debido proceso.


Lenin tenía los principios democráticos parecidos a los del socialismo de Allende, según lo conocí y estudié, y no cayó en los cantos de sirena del totalitarismo del segundo periodo de Rafael. Este último lo llamó para que vuelva de Suiza, donde Lenin trabajaba como ex vicepresidente, en Naciones Unidas, de modo que lo salve, pero el barco de Correa tenía orificios demasiado grandes, causados por la corrupción en la que cayó para protegerse políticamente, al haber perdido el norte democrático.


Correa hoy trabaja con Putin en los medios rusos. Talento tiene, y capacidad verbal igual. Es querido y respetado todavía por muchos, aunque lo siga la Interpol. Sus aliados, y seguidores, incluidos mis hermanos mayores, con quienes chateo a diario, dicen que es un perseguido, como Lula. Yo pienso a veces que Lula si pudo haber sido juzgado sin debido proceso, pero ese error no se cometió con Correa, cuya sentencia está en firme.


DECAPITACIÓN


Quizá por ello, antes de que este 24 de Mayo, Lenin entregue el poder, Rafael Correa ha tenido una seguidilla de pérdidas:


  1. Perdió el poder al entregarlo y no hacer lo que hizo Chavez con Maduro: mantenerse cueste lo que cueste en el poder. Ojo, Correa no podía hacerlo, porque no tenía dinero a imprimir, dada la dolarización de Ecuador, que la hicimos con la Democracia Cristiana para controlar a todos los políticos y empoderar a la gente, al reducir la pobreza y evitar el señoreaje.

  2. Perdió Correa el poder al corromperse para ganar unas elecciones que luego las perdió igual, frente a Lasso, quien asumirá este 24 de Mayo de 2021, finalmente. Ojo, muchos estuvimos en las calles exigiendo libertad y legalidad cuando ocurrieron los apagones en el Consejo Electoral de Ecuador y los resultados de victoria para Lasso se cambiaron por victoria para Lenin. Nos amanecimos en el frío de Quito un puñado de ecuatorianos que hoy, afortunadamente, somos la mayoría.

  3. Perdió Correa el poder cuando la justicia lo sentenció, ya siendo independiente, por el caso Arroz Verde.

  4. Perdió Correa el poder cuando su candidato Andrés Arauz perdió las elecciones.

  5. Perdió Correa el poder cuando su hermana Pierina Correa no pudo cerrar acuerdos en la Asamblea con el gobierno de Lasso y el ex aliado de Lasso, el partido social-cristiano, hoy aliado de Correa, quien como decimos, perdió el poder. Ojo, Lasso quizá haya firmado papeles, pero los deshizo antes de firmar los papeles que firmó en días pasados, para asumir el mandato con el pueblo, a quien había dado la palabra.

  6. Correa perdió el poder cuando Lenin, sin bancada en el congreso, ha hecho una transición ordenada con Lasso en el ejecutivo, dejando que funcione lo legislativo y lo judicial, lo electoral y lo ciudadano con libertad.


Lenin, al más viejo estilo maoísta, finalmente, ha dejado como en el Sun Tzu, que Correa caiga solo, sin pelear El, sino dejando que todo aquello que Correa mismo se puso en contra, le haga peso al tratar de nadar en aguas agitadas por El mismo. Así, a la moda china, Lenin se ha convertido además en aliado de rusos y norte-americanos, ha jugado el juego geo-político, y como un buen Putin criollo, se ha convertido en un Zar que curiosamente ha descabezado a los socialistas-cristianos + social-cristianos que hablan de que el Partido Social-Cristiano es "suyo", cuando en realidad fue de mis padres, que lo fundaron junto a Camilo Ponce Enriquez, con quien lucharon y caminaron en sus años para convertirlo, desde Quito, en un partido nacional, al llevarlo a Camilo, a la Presidencia, incluyendo entre todo ello, un par de discursos dados desde la casa y el balcón de mi abuelo chino, en Jipijapa, Manabí, lugar del cual Camilo Ponce luego nombró Alcalde a mi Padre con el beneplácito de mi abuelo chino y cristiano convertido en Emilio Salazar Brito.



II. CHINA, RUSIA, ECUADOR Y AMERICA LATINA


Volvamos a mi infancia: en la anécdota que contaba, ya luego de las aclaraciones de mi madre, la conversación con mi abuelito Emilio fue más fluida. El abuelo pudo entender bien el contexto y entrar en la conversación, contándonos cómo es que El no comulgaba para nada con la revolución comunista china, pues El se había vuelto Ecuatoriano, tras tener que huir para vivir, frente a una matanza de su familia, nuestra familia, por parte de líderes inicialmente nacionalistas, que terminaron tomándose el poder luego de expulsar y asesinar a todo aquello relacionado con el último Emperador.


CHINA


Muchos miembros de mi línea paterna en China, por estar relacionada con el viejo régimen imperial, fueron ministros allá, pero cayeron en desgracia y tuvieron que ser parte de esa multitudinaria diáspora producida en China durante más de 50 años de inestabilidad.



Mi abuelo chino nos contó cómo nació en 1900 y migró hacia Ecuador en 1911; luego supimos que mi Bisabuelo lo envió hacia América del Sur, escondido en un barco, de polizón, y le dijo: "te envío para que vivas".


Y aquí estamos. Gracias a mi bisabuelo, mi abuelo, mi padre, y su matrimonio con mi Madre, una Córdova-Toledo, heredera de varios personajes libertadores, andinos, capitalinos y Gran Colombianos.



Años más tarde, ya estando preparando la tesis de post-grado posterior al Chileno, en Holanda, conversaba yo con mi classmate Xing-Ping Mao, con quien recordaba el almuerzo con mi abuelo. Le decía a ella, que recordaba a mi abuelo al leer el discurso de Angostura de Bolívar.


AMÉRICA


En El, como mi abuelo, Bolívar hablaba sobre la libertad y la democracia parlamentaria, sobre la forma en la cual se destronó una corona sin diásporas, sin matanzas, de modo republicano, gracias a ese ancestro capaz de entregar el poder desde el cargo de dictador de Bolívar en Venezuela, Panamá, Colombia, Perú, Bolivia y el Ecuador, hacia una Asamblea, en América, bajo la luz de un Quito de buena fe y un Ecuador cristiano, en el que Bolívar, Sucre y Córdova se enamoraron de sus respectivas parejas quiteñas.

Algo parecido a lo que acaba de hacer Lenin, finalmente, como "Zar" decapitador de "Cabezones".


Lo digo con paz, como alguien que lleva esa sangre, de libertadores y demócratas, migrantes y amantes de la libertad, que no puede ser parte de un régimen que coarta la libertad. Así se los digo a mis hermanos, a quienes les digo en los chats, que me dan un poquito de vergüenza en ese apoyo irrestricto a Correa, pero que les entiendo y les quiero. Quizá yo esté equivocado, pero eso sí, digo lo que pienso de frente, y siempre lo he hecho, porque eso es lo que hacen mis hermanos, y por supuesto, todos dialogamos, pues eso nos permite no enloquecer.


Le decía ayer a un primo mío que vive en China: lo que estoy escribiendo es un pensamiento que me hubiera encantado conversarlo con mi abuelo, al recordar su triste historia de migración forzosa.


Le decía a mis hermanos: Yo soy ahora también un migrante, pero no forzoso. Me he movido dentro de nuestra América libre, hacia mi Chile de O´Higgins, para seguir avanzando en esa libertad, con miras al futuro brillante que nuestros libertadores soñaron. Mi anhelo es la libertad más amplia posible en territorio, con la bondad más profunda posible que nazca del ADN@+ que todos tenemos en las venas y que es capaz de reconciliarnos y unirnos:



Sueño con una América libre, como la soñó el Bolívar que no era el de la caricatura Chavista.


Bolívar, lo sé por tradición familiar materna, ligada a su comando, era un hombre pre-claro:


"Al trasmitir a los Representantes del Pueblo el Poder Supremo que se me había confiado, colmo los votos de mi corazón, los de mis Conciudadanos y los de nuestras futuras generaciones, que todo lo esperan de vuestra sabiduría, rectitud y prudencia. Cuando cumplo con este dulce deber, me liberto de la inmensa autoridad que me agobiaba, como de la responsabilidad ilimitada que pesaba sobre mis débiles fuerzas. Solamente una necesidad forzosa, unida a la voluntad imperiosa del Pueblo, me habría sometido al terrible y peligroso encargo de Dictador Jefe Supremo de la República. i Pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad, que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado mantener en medio de las tribulaciones más horrorosas que pueden afligir a un cuerpo social! "


Supongo que en la voz de Lenin Moreno, algo de este discurso estará presente este 24 de Mayo, día de la Batalla del Pichincha, en la cual Sucre, mi pariente político lejano, luchó junto al General Córdova, Colombiano, de quien dicen en mi familia materna, en esos giros de la vida, tenemos algo en la sangre los Salazar-Córdova (Durante las campañas del Sur en 1822, a Córdova se le encargó unirse a las tropas del general Antonio José de Sucre, acantonadas en Ecuador. Sellaron la independencia de esta nación con la célebre batalla de Pichincha. Participó en la campaña de Pasto contra el General Realista pastuso Agustín Agualongo).


LA VIEJA PERO NUEVA LIBERTAD


Pero no hablemos aquí de Córdova o de Sucre, el único Mariscal entre tantos generales por ser héroe de Ayacucho y liberar también Perú y Bolivia, donde fue incluso Presidente; hablemos más bien por un momento de un punto culminante de un encuentro como el que Lenin ha hecho posible en estos tiempos en Ecuador, al permitir que el país se sume a la Alianza del Pacífico con Lasso en Ecuador, el poder que resulte en Perú (antes, durante o después de elecciones y procesos), Duque en Colombia (que controversialmente resiste), y Piñera en Chile (que igualmente, entregará un país desarrollado el 11 de Marzo de 2022, al entrar Chile en una constituyente de derechos que libere el país de los monopolios y entregue peso a sus ciudadanos de forma mayoritaria igualmente, a pesar de la izquierda y la derecha, los políticos y la historia reciente, habiendo resistido democráticamente el estallido, la pandemia y la crisis global que afecta como el que más, a todo país pequeño y abierto como el Chile de O'Higgins).


Hablemos por ello de Lenin, Lasso y Piñera, recordando el encuentro entre Bolívar, Sucre y O´Higgins tras la posible batalla de los libertarios de Perú para liberar su país del socialismo del siglo 21: "se celebró en la capital peruana un banquete de celebración de la victoria, oportunidad en la cual se produjo la siguiente anécdota entre los dos Libertadores. O’Higgins llegó a dicha cena vestido de civil, por lo que Bolívar le consultó por que concurría de paisano, contestándole el inmortal chillanejo lo siguiente; “Señor, la América está libre. Desde hoy el General O’Higgins ya no existe; soy sólo el ciudadano particular Bernardo O’Higgins. Después de Ayacucho, mi misión americana está concluida”.


Quizá veamos más veces por Chile a Lenin Moreno, disertando sobre el proceso de Ecuador y su liberación del socialismo del siglo 21 en el que Chile entra, pero del cual saldrá fortalecido. Bien sabemos acá en Chile que la propuesta socialista es inconsistente y puede llegar al poder pero no mantenerse. Los habitantes de Chile somos -por su geografía y clima- gente de trabajo, rigor y disciplina. Los trabajadores independientes, como tales, como lo fueron Bolivar, Sucre, Córdova, O´Higgins, los Carrera, y todos los criollos de nuestra América, amamos, sobre todo, la libertad.


Hablemos del futuro, y para ello, volvamos al pasado, y el presente, mirando en Lasso, a un afuereño a Quito, que se ha casado -políticamente- con lo más granado de su clase alta. Miremos, tras Lenin como un zar libertador, ahora a Lasso como un Sucre que completará aquello que Pasto le negó a Quito: la vida en matrimonio de Sucre, ya de paisano, ligado a la familia, al haberse casado con Mariana Carcelén:



Lenin ha permitido este matrimonio, al entregar el poder en Quito en orden y en paz. Cuando en mi familia pensamos en libertad, seamos correístas o no, pensamos en Mariana y su historia, junto a Sucre, en eventos como este: "En reverencia a la voluntad testamentaria del gran mariscal, la marquesa le anunció al Libertador el envío de la espada que el Congreso de Colombia le había concedido a su marido por el triunfo alcanzado en la batalla de Ayacucho. Bolívar finalmente sugiere que tal obsequio lo reciba la pequeña Teresa y decide además rendir un homenaje a Mariana confiriéndole el título de “Su Excelencia la Gran Mariscala de Ayacucho”..."


LA NUEVA LIBERTAD VENIDERA


De seguro veremos a Lenin circulando también por Perú, quizá (dependiendo del proceso que siga ese país), como a Sebastián Piñera, en el proceso de liberación, frente a las batallas que todavía, como en el Pasto y el Berruecos de Sucre, siguen vivas en América, que seguirá peleando en paz, como lo hacen los Chamorro en Nicaragua, por la libertad, poniendo todo el patrimonio y las personas al servicio de su país y de una América libre.


La historia de América es como nuestra historia familiar: compleja, a veces agotadora, pero siempre interesante y vibrante:


"El 16 de julio de 1831, cuando apenas cumplía poco más de un año de luto, la joven Mariana se casó con el general granadino Isidoro Barriga, quien había sido subalterno de Sucre durante la campaña del Perú. Sin duda, esta fue la más controvertida de sus decisiones".


¿Qué pasará, nos preguntamos, en Ecuador, con la clase alta quiteña, que se ha casado con Lasso, cuando deba juntarse con los indígenas y los social-demócratas? Nos preguntamos igual en Perú, ¿cómo se juntarán las clases altas con lo libertario post Keiko y post Fujimori? ¿Quizá como se juntó Mariana Carcelén, con otros libertadores, como los libertarios de Perú, a pesar de ser controvertidos? Hay que sobrevivir y eso lo sabe bien la clase alta chilena, tras los 70s. La historia es maestra de la vida.


EL JUICIO DE LA HISTORIA


El juicio de la historia es el que definirá luego lo que se diga sobre los Lenin, Lasso, Piñera, Fujimori, Mahuad, y otros contemporáneos. Según el historiador Grisanti, volviendo a una de nuestras heroínas controvertidas en lo familiar y lo quiteño, Mariana Carcelen, Marquesa de Solanda, ella, había "incurrido en un “adulterio moral”, pues la costumbre de la época era consagrarse a la castidad en respeto a la memoria del ser querido o dejar pasar al menos cinco años antes de volverse a casar".


La acusación sobre Mariana, la ex esposa de Sucre, es como la acusación del cristiano Correa sobre el socialista Moreno, este último: no esperó los 5 años de luto para actuar y sobrevivir. Al año se casó con otros liberales. El punto es ése: a rey muerto, rey puesto dicen: sobrevivencia y sobre todo, principio de fondo: la libertad a toda costa. Hay cartas de Mariana que muestran que ella dijo, tras cuidar del cuerpo de Sucre, que ella lo hacía a pesar de que "con Sucre me casaron; con Barriga me casé".


Por ello, quizá, otros historiadores son más benevolentes, como Rumazo, para quien "Mariana era aún joven y su vida no podía detenerse". Cabe recordar en ello, que también juegan intereses de afuera, que pueden confundir a los jóvenes, como los confundió Correa a mis alumnos, mismos que de seguro, como ha dicho Lasso, bien podrán volver a ser parte del Ecuador del Encuentro.


Regresando a la historia, "el general Obando ya había acusado a Barriga del asesinato por estar interesado en casarse con la acaudalada marquesa. Al cabo de unos meses de celebrado este lazo marital, un hecho trágico enlutaría de nuevo a Mariana: el fallecimiento de su pequeña Teresa que fue enterrada al lado de su padre. Algunos documentos indican que fue de muerte natural, pero circularon fuertes rumores que culpaban a Barriga por habérsele caído del balcón cuando jugaba con ella, acción que según algunos se planeó con el propósito de eliminar a quien fuera la única heredera de Sucre".


Muchos en la familia dicen que los Toledo Duque, en mi familia, venimos del hijo de Barriga con Mariana: Manuel, Duque de Solanda. Sería muy triste que se diera cabida a la historia del asesinato "por accidente" de Teresita por parte de Barriga. Sería como pensar que en los tiempos modernos, alguien del equipo de Lasso se ensañara contra un joven de casta de Lasso. Eso no era posible, ni lo es ahora, sobre todo si el principio de fondo es la libertad.


La hipótesis que si se maneja es la de la embriaguez. Por ello, los Barriga de la libertad, no pueden, o no podemos, caer en la embriaguez del poder de Lasso, heredado de los Lenin, como los Sucre lo heredaron y forjaron con Bolívar. Los herederos de Lasso deben protegerse: sus hijos, sus coidearios, sus liberales, que son como Teresita, que debe vivir como Ecuador, y como América, para mantener la estirpe libertaria viva tras las batallas épicas libertadoras de Quito, Luz de América.


No podemos caer en versiones que le imputan a Barriga la culpa porque aparentemente se hallaba en estado de beodez. Que nadie, como le pasó a Correa, se embriague de poder, o se emborrache de ego, ni se vaya por las ramas de la corrupción.


Afortunadamente, aún en las mayores tragedias de la historia, pueden nacer frutos de amor. Algo así le pasó a Mariana con el general Barriga, y por ello "nació, en 1832 su hijo Manuel Felipe." (Manuel Duque de Solanda)



Aquí el retrato de Manuel Felipe Barriga y Carcelén de Guevara, único hijo sobeviviente de Mariana Carcelén de Guevara, última marquesa de Solanda y de Villarocha, quien se casó con Josefina Flores y Jijón de Vivanco, hija del primer presidente ecuatoriano, Juan José Flores.


EL ADN@+ HISTÓRICO Y VIVO


La historia es compleja, pero muestra cómo, entre hechos controvertidos, se va formando la realidad. Las cosas de la historia se las lleva en el ADN@+, y somos nosotros quienes debemos conocer los hechos, para poder proyectarnos con nuestros hijos hacia el futuro.


Lenin Moreno nos ha heredado la libertad en Quito. Junto a Lasso han permitido librar la batalla nueva del Pichincha. De allí en adelante sigue, como antes, Perú, y en algún momento, más temprano que tarde, nos encontraremos como ya lo estamos, con los libertarios de Chile, defendiendo la gran América del totalitarismo monárquico del comunismo extractivista que hoy tiene presos a los Chamorro en su domicilo.



Cortesía: Juan Sebastián Chamorro, Managua, Nicaragua


Tener claridad de la historia nos permitirá mezclarnos en una sola batalla juntos: criollos e indígenas, mestizos y mulatos, americanos todos, batallando por la libertad frente a la opresión del estado, de modo de levantar las economías y crear repúblicas de verdad.


Las batallas agotan los patrimonios. La historia muestra que Manuel quedó cercano al poder pero sin dinero. Los negocios de su madre, la marquesa registraron un claro retroceso. La hacienda de La Huaca y sus demás bienes se hallaban comprometidos en deudas y litigios. Barriga, de su parte, no había demostrado ser un buen administrador y llegó incluso a sugerirle a su esposa pedir una ayuda económica al gobierno de Bolivia, donde Sucre había sido un Presidente amado, como siempre lo hemos recordado todos; un grande de América, nuestro Mariscal.


Quizá se le pueda acusar a Lenin de no haber sido un buen administrador en Ecuador y en Quito; sin embargo, su tarea de seguro era política, no económica. Por ello, como en los matrimonios de Mariana, el primero con Sucre y el segundo con Barriga, hay una historia de revolución y sobrevivencia, que es como la que ha vivido Ecuador y es la que hoy contará Lenin por América, como un Bolívar vivo, cabalgando en su silla de ruedas venida de Europa hacia América, a pesar de las burlas que le caen desde la Venezuela que mancha hoy el nombre de Bolívar al usarlo como logotipo falso de una revolución aún más falsa, como atestiguan tantos compatriotas americanos en las calles de toda América.


REHACIENDO LA VIDA


La historia de la clase alta quiteña durante estos últimos años de Correísmo-Leninismo, igual, ha sido políticamente muy dura; muy similar a la que vivió la Marquesa de Solanda en los 1800s; sin embargo, los apellidos siguen estando ahí, ahora en chats de WhatsApp, y en redes que permanecen, porque se heredan como el ADN@+, a pesar de las revueltas, yerros y vueltas.


En 1850 la marquesa enviudó por segunda vez. Su patrimonio no mostraba signos de recuperación y mucho menos con los despilfarros y la vida disipada de su hijo. A Mariana tampoco le agradó el hecho de que este joven se casara con la hija del general Juan José Flores, de quien existían sospechas de estar involucrado en el asesinato del gran mariscal."


Flores fue quien separó Ecuador de la Gran Colombia, finalmente, y fue el primer presidente de Ecuador. La historia es como es. La batalla del Pichincha se ganó con apoyo Guayaquileño, como ahora se ha hecho con el forjador del Banco de Guayaquil, Guillermo Lasso, que junto a indígenas y criollos, autoridades públicas civiles de la antigua Real Audiencia de Quito ha liberado final y democráticamente Carondelet, donde comandará la recuperación económica, tras la crisis del COVID.


Moreno nos ha permitido el nacimiento de una nueva patria, como en su tiempo se dio el nacimiento de la hija de Josefina Flores Jijón, cuyo hijo del matrimonio con Manuel, Isidoro Barriga Flores, apenas vivió 14 años. Otra muerte triste para la abuela quiteña. Así es la historia, y la vida, el poder y la economía.


Así seguirá adelante la historia, que quizá olvide y quizá no a Lenin Moreno. De nuestra parte, este artículo se lo escribe desde la historia, para que se nos recuerde la realidad de estos tiempos, en la trascendencia de un proceso y la obra de quienes hicieron lo que debían, o quizá, lo que podían, aún a costa de ellos mismos...


La vida seguirá y el ADN@+ avanzará, como avanzó el de Mariana en Manuel Felipe Barriga y Carcelén de Guevara, nacido el 21 de julio de 1832 en Quito, quien no solo se casó con Josefina Flores Jijon; sino también con Zoila Albuja-Punina y Maria Juana Mera Cabrera.

En alguna de esas ramas está el ADN@+ que hoy nos permite escribir. El árbol genealógico lo mantienen mis tíos mayores, ya casi centenarios, y nos lo narraban las tías abuelas, como de seguro a futuro narraremos a nuestros nietos y bisnietos nosotros, al recordar el pedazo de historia que nos ha tocado ver, de América, desde América y el mundo, como en su momento le tocó ver a Bolívar, como ahora le tocará narrar en el mundo a Lenin Moreno.


Para terminar esta sección de esta historia de nuestro Zar auto-decapitado, sin herederos, pero decapitador de Cabezones, recordemos el cierre de la trazabilidad de la historia familiar y su entrega hacia el país de la riqueza pasada, para permitir la libertad, ya en tiempos ecuatorianos. Viuda desde 1881 y con terribles cargas económicas, Josefina Flores recibió gran apoyo de su familia inmediata, con quienes compartió algunas de sus posesiones, entre ellas las que heredó de su esposo y que provenían de la Marquesa de Solanda, viuda de Sucre.


MEMORIAS DEL FUTURO


En la familia todavía se guardan algunas reliquias que vienen de los tiempos felices de la libertad, la batalla de Ayacucho y el joyero de la Marquesa, en manos de mis tías, pero se guarda algo más importante: el anhelo de libertad que puede venir de dosis correístas que poco a poco se irán amainando conforme la historia siga avanzando y juzgue, pero también puede venir de otras dosis, no correístas, que hemos dado vida en Chile, inculcando a nuestras nuevas generaciones, cuyos nombres son libertarios, de modo que puedan crecer y vivir en un país libérrimo, como aquél que se logró consolidar tras los 70s y 80s.


La verdad es histórica. Mi Madre quizá heredó no tantas riquezas, pero sí el espíritu libertario. Ella era creyente y de derechas, quiteña y liberal. Nos permitió (y sigue alentándonos a) participar en los debates políticos fuera y dentro de casa, entre nosotros y con todos. Ella es y fue una líder femenina de casta, tan liberal como para haber sido amiga de grandes maestros primos suyos de logia masónica, pero haberse casado finalmente con el único Chino católico a rabiar que había en Quito: el hijo de mi abuelito Emilio y de mi abuelita Dalinda Sión, 100% manabita.


PRINCIPIOS


Manabí no votó por Guillermo Lasso, pero sabe que El cumplirá su palabra con la provincia de mis abuelos, pues es un hombre de honor. La cohesión con Manabí se dará conforme sigan heredándose los principios de honor que hoy juntan al Ecuador.


Lasso comenta siempre los principios que hicieron de El aquello que quisieron sus padres, y lo mismo pasa, como comenta, Lenin que hicieron, igualmente con El sus padres.


Todos podemos comentar algo parecido en nuestras familias.


No importa ser socialista o capitalista en democracia. Eso va y viene. Lo que no se puede permitir un cristiano, masón, agnóstico, liberal, o curuchupa, es tracionar el ADN real de los abuelos y ser deshonesto. Puede ser que a alguien le acusen infundadamente de aquello, como ahora hacen en Nicaragua con Juan Sebastián Chamorro, que corre para Presidente en el país que albergó temporalmente a Alfaro, pero nunca las manchas que no son reales, permanecen en el ADN.


Todo esto lo cuento y escribo a raíz de la entrega del poder de Lenin Moreno a Guillermo Lasso, en tiempos en los que Colombia libra una batalla sin diálogo real, Perú lucha por su libertad y Chile la pierde temporalmente.


Creo fervientemente en aquella frase que escribió el Fray Chileno Henríquez, al regresar al país luego de presenciar la matanza del 2 de agosto de 1810 en Quito, donde impresionado por los sangrientos acontecimientos y como secretario del Senado de su país, en 1812, coloca en el faro de Valparaíso, principal puerto marítimo de Chile, la famosa placa con la histórica frase: "Quito, Luz de América".


La frase de un cura escrita en Valpo y su faro, nunca ha sido más cierta para mí que ahora; lo narro y escribo en toda su extensión, a raíz del hecho histórico de la entrega del poder democrático desde Lenin Moreno, porque en mi hogar se vivió desde siempre el "Ecuador del Encuentro", y ese encuentro es el faro y la razón por la cual estamos en este sitio en el que nos llama la libertad y nos enciende el alma nuestro común ADN@+: porque necesitamos un espacio de encuentro de razas, credos y positivismo.


Este artículo se podía haber terminado muchas veces y mucho antes, pero hay mucho que decir, y mucho que escribir, pues hoy más que nunca, sentimos que un capítulo de todo lo que hemos escrito va llegando a un fin de un ciclo: el inicial de ADN@+


Este artículo debe cerrar in extenso y explicar el ADN@+ y su relevancia en la estructura y coyuntura, la historia de muy largo al muy corto plazo.


ADN@+, MAGIS Y LIBERTAD


En el ADN@+, lo positivo viene del O+, la sangre china de mi Padre, un manabita 75% chino (Zhong-Salazar-Sión) y 25% manaba (Acosta), que estudió en el Colegio San Gabriel, y aprendió el diálogo político, legal y económico con los jesuitas, siempre ligado al motto Ignaciano del "ser más para servir mejor". Ése es el "+", el "magis", el que siento en el alma y en el momento.


Esto también lo escribo porque el ADN@+ que nos heredó mi lado costeño tiene un acento "curuchupa", muy católico, que ha permitido que la universalidad del amor permita que mis hermanos mayores correístas sean de izquierda pero eso sí, sigan siendo una especie rara: siempre muy católicos, de verdad.


Muchos de mis amigos de derechas los conocen y entienden de lo que hablo, pero muchos de mis amigos de izquierda también nos conocen y entienden de lo que ellos hablan cuando comentan sobre mis posturas "derechosas", liberales e incluso libertarias.


Ese raro tesoro me permite hablar abiertamente, sin agredir a nadie, incluso a quienes la justicia ha sentenciado, pues ellos también, cristianamente, tienen opción de rehacer su vida tras la cárcel, que no es el final del camino. Todo sería más fácil si los políticos que han errado fueran a la cárcel, pagaran sus penas, y volvieran a salir, sin tener que caer en aquello en lo que cayó Allan García, que terminó El sí volándose solo la cabeza con un tiro, al no poder escapar de su conciciencia y al no querer caer en la cárcel.


Mis hermanos de sangre saben, incluidos mis hermanos del alma y mis hermanos de vida, que la cárcel es siempre una posibilidad. Lo sabe Juan Chamorro en Nicaragua, a quien en estos días le han dado por cárcel Managua y no siendo ello suficiente, le han dado por cárcel su casa. Le quieren impedir que gane las elecciones. Pero debe ser porque su figura crece, y porque vía tele-campaña, su tarea liberadora sigue fructificando.


Los socialistas del siglo 21 en Nicaragua o Venezuela, deberían aprender de Correa, y ceder el poder, hacer posible un Lenin, y caer presos para luego salir libres. Ir presos por sus crímenes, sabiendo que su lucha tiene algún principio que al final se perdió.


América tiene mucho que aprender de Lenin, que es como mis hermanos correístas. Ellos se refieren a mí y mis escritos con cariño, y suelen reírse de lo que propongo, así como yo me reía mucho con ellos hace poco, cuando les ganamos las elecciones desde la candidatura de Guillermo Lasso, triunfando en 90% de las provincias de Ecuador.


Todo en buen ánimo. La política no es tan importante como lo es la economía y la salud. Eso lo sabemos muy bien todos los hogares en tiempos del COVID.


Nada de lo que ha logrado recientemente Lasso y la derecha habría sido posible sin el antecedente de un Lenin como vacuna. Bien dicen que no hay peor cuña que la del mismo palo, y es que eso es un virus: un espacio con el mismo ADN, pero debilitado, que permite que el sistema propio y natural cree anticuerpos, como los que ahora ha creado Ecuador.


América puede aprender muchísimo de Lenin, Zar Decapitador de Cabezones: una especie de ARN mensajero del socialismo del siglo 21, para que pueda funcionar, si algún día llega a necesitarse por democracia más socialismo que capitalismo.


Mis hermanos Americanos y Quiteños pueden aprender, a la larga mucho del hombre. La gente de derecha, al igual que la gente de izquierda, debemos agradecerle a Lenin Moreno, el haber recuperado la democracia, el diálogo, y la justicia en Ecuador.




III. AMERICA LATINA Y EL PACÍFICO SUR GLOBAL


HERENCIA


Mi Padre ya no está en este mundo, como para poder conversar esto, como lo hacíamos en la juventud mía en mi Universidad Católica, y mi Madre está ya bastante mayor y apenas logro conversar con ella cada vez que voy desde Chile a Ecuador para visitarla y conversar todas estas reflexiones en persona, con ella, con mis amados hermanos y con mis íntimos amigos que hoy se conectan con la llama libertaria que nos alumbra a todos de forma abierta y clara a la distancia.


Es curioso que el heredero "derechoso" de la línea de mis padres no esté en Ecuador, para complementar los puntos de vista en las sobre-mesas, pero creo que mis hermanos y mi madre miran de a poco una mejor perspectiva de país, como la que miraron en su momento mis padres en su juventud: Presidentes de la Juventud Universitaria Católica, como contaba anteriormente, en la rama masculina y femenina, cuando se flecharon entre ellos y se flecharon de la política, y trabajaron juntos en la fundación de la Central de Obreros Católicos con Isabel Robalino, nos enseñaron a ser como la madrina de mi hermana Pilar, correísta a muerte, pero ahijada de Isabel Robalino, la primera abogada y jefa directa de mi Padre.


Es curioso que Isabel Robalino haya combatido desde la Comisión Anticorrupción a Correa, y su ahijada lo defienda diciendo que los juicios son espúreos. Pero bueno, el enamoramiento político a veces obnubila, y eso es lo que casi a diario le repito con cariño a Pili, una gran apasionada del trabajo conjunto con ADN@+ desde sus inicios.


Quizá los correístas pueden actuar como Pili y los Lassistas podemos actuar en diálogo como Lenin y Guillermo, y quizá los revolucionarios y los conservadores de América podemos actuar como los quiteños: en paz, con transición democrática, incluyendo la misma entrega del poder desde Rafael, y la próxima cárcel del mismo, que debería darse, para que pueda liberarse de lo que le agobia: como hace Glass, o como quizá debería hacerlo Jaime Nebot Saadi, si fuera del caso, para que pueda seguir liderando como a todos nos gustaría.


La cárcel no es el final del camino. A veces es solo el comienzo. Mandela lo mostró, Alfaro igual, y no se diga nuestros verdaderos héroes libertarios que en su momento nos entregaron nuestras actuales repúblicas. Posiblemente esa sea la razón por la cual los peruanos decidan si votan o no votan por Fujimori a la larga, lo mismo que los brasileños voten o no por Lula. Quizá eso explique lo de Cristina en Argentina, así como explicará lo de Chamorro en Nicaragua. La libertad y la justicia no tienen bandera, como lo muestra también el caso de Llori en Ecuador: la perseguida por Correa como Prefecta de Orellana, que hoy preside la Asamblea.


Nuestros padres, y en especial la rama china nos enseñaron que la vida da vueltas; ellos cooperaron en la fundación de la Universidad Católica de Quito, pero hicieron que todos sus hijos, salvo el que escribe, estudien en la otra universidad. Yo soy el único "cruzado" cercano a mi querido pero desgastadísimo Partido Social Cristiano, al que también dieron soporte junto a Sixto Durán Ballén, compañero de Colegio de mi padre, sin entrar en cargos políticos, salvo cuando por pedido del Presidente Camilo Ponce Enriquez, mi padre fue nombrado Alcalde-Interventor de Jipijapa, la ciudad donde nació.


Mi padre estuvo dedicado a los negocios junto a la colonia china, en Quevedo; allí no pudo evitar su gusto por la política y fue elegido Concejal en la Provincia de los Ríos, tierra Costeña y con mucha presencia de paisanos chinos en Ecuador. Estuvo lejos de Quito, pero todos lo entendimos: debió radicarse allí por sus negocios comerciales, así como se radicó antes mi querido abuelito Emilio en Manabí, en el eje cafetero Ecuatoriano. La familia, pese a ello, nunca se perdió; el ADN@+ y el amor fraterno siguieron vivos a la distancia, como siguen vivos ahora. El cariño por lo social-cristiano se heredó en mi caso, y sé que se recuperará, a pesar de la distancia actual entre Lasso y Nebot, porque la derecha es como es, más allá de las vueltas de la vida.


INDEPENDENCIA


Algo así pasa en la izquierda; algo así pasa en la vida. Posiblemente a futuro Lenin será aplaudido por los nietos de los correístas, sobre todo cuando se entienda que lo que ha hecho ha sido, finalmente, en bien incluso del propio Correa, pero sobre todo en favor del propio Quito y Ecuador, América y lo global.


Cuento todo esto abiertamente, porque hoy debo agradecer también que así como el gobierno de Chile me ha vacunado sin haber nacido acá, el gobierno de Ecuador ha vacunado a mi Madre y madre de varios correístas. Se demoraron, pero lo lograron. No pude dejar de hacer un símil con lo que ha hecho Lenin con la Madre Patria mía, mi Ecuador, a la cual lo ha vacunado también, luchando contra un virus no solo sanitario, sino político, que todos tenemos presente en nuestras familias en América. El virus no es malo; nuestras fallas de higiene, no distanciamiento, descuido y falta de vitaminas pueden terminar matándonos, pero es porque la vida y el mundo son así.


Está en nosotros cuidarnos y mantener nuestra INDEPENDENCIA.


Independizarse


Eso es lo que hizo Ecuador con la dolarización; es lo que Chile hará con la educación. Yo confío en Chile y la capacidad de sus hijos educados, desde todas las tendencias, para que más allá del virus del corto placismo que ha tomado descuidados a los políticos, se permita un proceso constituyente capaz de entregar en Chile un país con mayores defensas, con una constitución renovada, para combatir nuevos episodios políticos, ya en un entorno más abierto, como el que enfrentará Guillermo Lasso, en un Ecuador libre e independiente que sobrevive y se hace fuerte en estos años de cierre de pandemia.


Esto es válido, por lo que dialogamos con mis hermanos de ADN@+ en el mundo y en América, desde EEUU, pasando por México, Nicaragua, República Dominicana, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina.


Cuento todas estas historias y cavilaciones en español, porque alcanzan en audiencia ahora a España, así como a muchos otros países donde ya nos leen cerca de 20 mil sesiones en América, cerca de 600 en Europa, casi 100 en Asia, y más de 100 entre Oceanía y África, según las estadísticas registradas en www.adnplus.co.uk, demostrando que la libertad que un tiempo nos tuvo en Guerra, hoy nos une, como pueblos hermanos en lo global. Ni la cárcel ni el conflicto, aunque fuera armado, son el final de la historia. Ni las dictaduras, ni la democracia son el fin del progreso, en ninguna parte del mundo.


LENIN "RELOADED"


Lenin Moreno de seguro podrá narrar como el que más su pedazo enorme de historia. Mis líneas son torpes pero se hacen con cariño. Son mi forma de comprender el título de este artículo: la pelea eterna que aprendí desde chico, por mis hermanos de izquierda y su debate con mis padres de derecha, y hasta con mis abuelos chinos, que me mostraban que un socialista puede acabar con otro socialista, y que a pesar de ello, la izquierda y la derecha unidas, cuando hay amor cristiano, pueden convivir, sentarse a la mesa, y llevarse bien.


Es un símil de lo que es el diálogo, como vacuna, que se puede administrar como lo ha administrado Lenin Moreno, en dos dosis: la primera con Lenin, socialista y de brazo izquierdo, y la segunda con la transición calmada hacia Lasso, capitalista social y de brazo derecho, creando una transición ordenada y noble del poder, tan noble como el gesto que tuvo la nueva generación con Arauz, cuando perdió las elecciones. Tan noble como las conversaciones que llevamos con todo amor adelante con mis hermanos para la coordinación de la vacuna con mi Mami, bajo el gobierno de Moreno, a pesar de no quererlo ellos y tener dudas de si el gobierno podría atentar contra ella, por ser ellos abiertamente críticos a Lenin y estar, tras sus sustos, despejados con diálogo y con evidencia, esperando ya ellos mismos vacunarse, en beneficio de todos, y estando atentos a una segunda dosis para nuestra madre, misma que será ya bajo el gobierno de Lasso.


Parece mentira, pero hay muchos que tienen miedo a la vacuna porque la burbuja informativa de los fake news en sus espacios está dominando cosas nocivas todavía, como el temor a represalias o invasiones. El diálogo, eso que Lenin Moreno logró colocar en el espectro nacional con su "D" tercera, junto a la "D" de los Derechos y la "D" de la Dolarización, han hecho del Ecuador un país en 3D que camina ya estable, justo y unido hacia el futuro.


Nos reiremos mucho, a futuro, pero podremos siempre coordinar temas entre Ecuador y Chile, como hacemos con mis hermanos correístas mayores, y estoy seguro de que a futuro, irá pasando mes a mes, conforme se solidifiquen las tendencias post COVID, y todos en el mundo y América vayamos mirando la forma de hacer negocios comerciales como los hicieron nuestros padres y abuelos en los años 50 y 60, o como los hicieron mis abuelos, en los 20s, para hacer fortuna, con la salida de la pandemia de la Fiebre Española en los "roaring 20s".


Saldremos adelante juntos, como hermanos lobos, bajo el ADN@+, independientemente de la política, entre hermanos correístas, más hermanos no interesados en la política, y más nosotros los menores, no anti-correístas, porque no lo somos, sino hermanos libertarios, que cada vez somos, totalmente, más en cantidad y unidad, ojalá tendiendo a la derecha, como nuestros padres, pero si se va desde la izquierda, igual juntos, de modo republicano.


EPÍLOGO


Lenin Moreno fue colocado en la Presidencia por la fuerza conjunta de chinos y cabezones, en el sentido del apoyo de seres izquierdistas pro modelo ruso, más marxistas pro modelo maoísta, en Ecuador. Ha entregado el poder a la derecha y ha allegado una cuarta "D" a la realidad ecuatoriana: la Democracia.


Recordaba yo siempre cómo Correa, el ungido que unificó las izquierdas en Ecuador y gobernó por 10 años, en su momento terminó peleado con los "chinos" para reformar la educación, de modo que funcionase más bajo el modelo "ruso" (más europeo), que era de su gusto por haber estudiado Él mismo en Bélgica, donde ahora es residente junto a su esposa.


Para retornar al título y explicarlo, podríamos decir que por dicho incidente, Correa era más "cabezón" que Chino y es por ello que, haciéndole un favor de fondo, Lenin ha permitido que la justicia lo juzgue sin intervenir.


Correa, hoy comentarista de la Radio y Televisión Rusa, no ha sido perseguido activamente por el gobierno de Moreno, ni lo será por el gobierno de Lasso. La justicia se encargará de ello. Los gobiernos hoy saliente y entrante se encargarán de hacer negocios con las empresas de China, mi cuarta patria (luego de Ecuador, Chile y el Reino Unido): en minería, petróleo, comercio, créditos, finanzas, e inversiones.


Alegrará a muchos ver a un Correa preso, pero más deberá alegrarnos ver a un Ecuador y a una América, incluso a un Correa, post cárcel, libre, sumando talento y equipos a la capacidad de hacer negocios ya verdaderos con China, que si se los puede hacer honestamente, como los hace Chile, y no como se los hizo, según acusala justicia, con Glass: a quien se le pasó un poco la emoción y lo llevó a cárcel la ilusión de muchos, sobre todo a los del poder pasado, de ver en Correa a un "cabezón" de tomo y lomo, además de u n"cabezón" de la línea "rusa" capaz de poder, a la par, ir haciendo negocios con "China".


Posiblemente, el ADN de Lenin sea menos pro-ruso y más pro-chino. No dejará de ser socialista. Pero lo celebramos los derechistas. Nunca creo que los derechistas hemos tomado muy en serio a China, y quizá ahí radique otra enseñanza que nos deja Moreno en América: podemos hacer que la izquierda y la derecha unida jamás sean vencidas, como hacía hasta hace poco Chile en su política interna, y como lo seguirá haciendo en su política externa, Dios mediante.


Podremos, gracias al ejemplo de Lenin, llevarnos bien con todos los países, pues los ADNs se pueden mezclar, como siempre se han mezclado en nuestra nueva raza, en la que también habemos quiteños con casta española y china, hermanados con los indígenas, todos auto-identificados como latino-americanos, al final, en el mundo.


La Patria es Pequeña pero uno Grande la Sueña


Rubén Darío, el gran Nicaragüense lo decía. Quizá por ahí pase la virtud futura de un Moreno que es Lenin.


El sí entendió el concepto del "honor" quizá en una lógica de tiempo y espacio, como lo hacen los chinos, como lo hacía mi abuelo, como lo haremos todos, a la luz de lo que viene en el Ecuador en 4D: dolarizado, con derechos, diálogo y democracia.


Lo que hoy nos hereda Lenin desde la izquierda, es lo que todos los cercanos a lo social-cristiano siempre pensamos que lograría heredarnos la derecha.


SIGUIENTES PASOS


Para el futuro, la justicia en América se encargará de recordar los negociados que la justicia ecuatoriana ha procesado y en los cuales se ha sentenciado a Correa.


Podremos, luego de los veredictos de la justicia, saber si debemos aclamar o recordar solo con cariño a un Lenin que, de todas maneras, se proyectará históricamente más allá de su episodio junto a Correa, sino en realidad, como un buen socialista, respetado por izquierdas y derechas, por todas las razas del país multi-étnico y pluricultural que es Ecuador.


Si seguimos esa hipótesis, entonces quizá Lenin, más que un traidor, será recordado realmente como un verdadero Zar de los "Chinos" que descabezó, en su favor, a los cabezones y dio paso a que el hoy de Lasso anuncie que trabajará también con vacunas Chinas y Rusas y claro, con las de los EEUU y el Reino Unido, como hace hoy por hoy Chile, un país bastante "agnóstico" en lo ideológico, y mucho más práctico en lo comercial y público, o en las políticas públicas que avanzan con rapidez en beneficio de su población.


Lenin, curiosamente, Zar decapitador de Cabezones, ha entregado en bandeja de plata la cabeza de Correa al propio Correa, para que El confíe en sí mismo, pueda regresar a Ecuador, decida auto-meterse preso con libertad, con garantía de protección de su vida, con o sin apoyos rusos, pare de sufrir y evite seguir el camino militar de Maduro, cobre vida de nuevo tras varios meses, y retorne a ser alguien democrático, que no deba crear una crisis política para rehacer su nombre. Correa es más que Maduro, y por ello, puede liberarse y dejar de afectar la imagen de Rusia como un espacio de crecimiento en negocios para la región.


Lenin, en ello, deja esa herencia: que jueguen todos; negoció los créditos, no solo con el FMI en Washington, sino también con Beijing.


Así lo recuerdo con afecto, cuando yo presidía la Cámara Chileno Ecuatoriana de Santiago y lo visitamos junto a un grupo de inversores Chilenos de alto nivel junto a la Cámara de Comercio de Santiago, y nos decía junto que "se produce con la derecha y se distribuye con la izquierda".


Así lo hizo, entregando además el poder hacia el centro; ideal.


De este modo, el gobierno de Moreno parece terminar con una buena calificación, con gestiones de vacunación contra el virus del totalitarismo, de la corrupción, y de la mala utilización de la izquierda rusa y china, para vender algo que al final solamente se convirtió en corrupción.


Esto, que no les gusta mucho escucharlo a mis hermanos correístas, debemos decirlo, pues es el único camino para seguir caminando con gobernanza y gobernabilidad.


Creo que es necesario procesarlo.


Es la realidad que refleja la justicia, y más importante: la realidad que ha recogido la democracia.


Por esta razón, Correa hoy, ya tiene orden de Interpol para ser capturado, no solo por los temas en los cuales está sentenciado, sino por otros ligados a informes que la Contraloría ha dado a la Fiscalía de Ecuador, en los que se le acusa directamente de secuestro a un opositor político.



CINCO PEQUEÑAS CONCLUSIONES


1. Lenin Moreno pasa a la historia no solo como quien logró sacudirse de una tarea que El mismo ha llamado como "inmoral", sino más sencillamente, al convertirse en un Lenin del Siglo 21, que se convirtió en un Zar, que traicionó a la revolución de los cabezones, pactó con el nuevo gobierno ruso, y el nuevo gobierno de los chinos, el nuevo gobierno de los EEUU, y alejó a su país de la influencia en el poder de todo tipo de mafias que seguían creciendo al amparo de un falso socialismo del siglo 21.


2. Lenin es un zar que ha decapitado las mafias y consolidado la democracia, con apoyo de líderes de todo el planeta.


3. Moreno entrega el poder y ha recuperado el buen nombre de la izquierda, entregándole el mandato a la derecha, que ha vuelto a ganar tras varias décadas, en manos del apoyo de las comunidades en territorio, a pesar de la inicial oposición de los "indigenistas" (hoy mariateguistas) que también, como mis hermanos correístas, hoy en la Asamblea, han logrado unirse a las huestes libertarias, replanteando el panorama y haciendo que los mercados reacciones muy, pero muy positivamente, por ello, al proceso que vive Ecuador.


4. No tengo dudas de que el Ecuador del Reencuentro, será más libre gracias a Lenin, Zar Unificador de los Cabezones y los Chinos, a Guillermo Lasso, Padre del Ecuador Liberal del Encuentro, y de muchos otros héroes que vendrán a hacer de Ecuador un país que construirá sobre lo bueno que han dejado los anteriores gobiernos, incluido el que arranca enseguida con Lasso (y su democracia del reencuentro), el que termina desde Moreno (y su diálogo), de Correa (con su constitución de derechos), y el de Mahuad (con su dolarización); todos relevantes como gobiernos del siglo 21 para un país que caminará en este período en 4-D: esperando sumar, como pronto lo hará Chile, tras su descentralización, que le permitirá su convergencia y el encuentro de las razas e ideologías en sus propios territorios.


5. De seguro mi abuelo y mi padre en el cielo estarán contentos como yo desde Chile, al ver que nuestro país y nuestro Quito se vuelven Luz de América, una vez más y cómo Lenin, curiosamente, visto desde lejos, y desde los faros de Valparaíso, se vuelve un buen recuerdo para toda la región.


Viva la Libertad!

297 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page