top of page
  • Foto del escritorADN@+

LOS PERROS VAN AL CIELO?

No es menor el dolor de ver partir a un amigo canino. Los ojos fieles que se apagan siempre duelen. Si el cielo es el espacio de las almas, donde viven los que amaron, ¿por qué no pensar que los canes tienen derecho a acompañarnos en nuestra última morada?



Cada año que vive un perrito equivale a siete años humanos. Siete son las virtudes con las que se llega al cielo y siete deberían ser los canes que podamos recordar en el transcurso de nuestras vidas. ¿Quizá cada uno nos conecte con lo mejor de nuestro ADN, o quizá todas las virtudes en una sola vida, de un solo peludo, si se repite siempre con cada uno, sea como una bendición siete veces recibida?


¿El Cielo y sus 7 Virtudes?


Muchas veces pensamos en las siete virtudes humanas que deberían, según el Catecismo de la Iglesia Católica, llevarnos al cielo:

  • Humildad​ (latín, humilitās) contra la soberbia.

  • Generosidad​ (latín, generōsitās) contra la avaricia.

  • Castidad (latín, castitās) contra la lujuria.

  • Paciencia​ (latín, patientia) contra la ira.

  • Templanza​ o temperancia​ (latín, temperantia) contra la gula.

  • Caridad (latín, caritas) contra la envidia.

  • Diligencia (latín, dīligentia) contra la pereza.

Dichas virtudes muchas veces son abstractas, pues no se acompañan de un verbo en infinitivo (terminado en AR, ER ó IR).


Los canes son seres de acción. Quizá podamos aprender nuestras virtudes y dejar atrás la segunda parte de los siete puntos previos, si nos apuntamos a aprender, en la tierra, lo que nuestros perritos nos han dejado antes de partir a su cielo.


Sus 7 Acciones


Acá los 7 verbos, no virtudes, siempre constantes, e invariantes, en el accionar canino por las que nuestros perritos de la vida, de seguro, están en el cielo de nuestros corazones:

  1. Jugar

    1. Si los vimos nacer o crecer desde cachorros, seguro nos brindaron risas y alegrías;

    2. Si los recuperamos ya grandes, nos agradecieron con más de un juego;

    3. Si no eran nuestros y tuvieron buen amo, seguro nos hicieron algún guiño por ahí.

  2. Estar

    1. Si alguien anuncia un "cuidado con el perro", es porque su fuerza es conocida;

    2. Si un anciano tiene un perro en sus faldas, la imagen de conjunto nunca se olvida;

    3. Si una perrita parió en nuestra casa, sabemos lo que es estar para los de uno.

  3. Acompañar

    1. Más allá de estar ahí para un tercero, ¿quién olvida un paseo junto a su perrito?

    2. La gran excusa para salir a caminar que nos brinda un peludo es digna de vivirse;

    3. Si pasamos una tristeza junto a un perrito, seguro sabemos decir: un gracias!

  4. Mirar

    1. El profundo e insondable de un perro lo comunica todo con tan solo mirarnos;

    2. El mayor silencio es el del "no ladrido", cuando un par de ojos lo ven innecesario;

    3. Su mayor lección de vida es siempre darse vuelta y hacer el mejor contacto visual.

  5. Ahorrar

    1. Un perro no necesita más de lo que uno le alcance a brindar y le deba dar;

    2. Las ropas y juguetes le sirven, pero al final con un par de ellos le bastará siempre;

    3. Con los hijos, el perro es como la media es al zapato en invierno: calor y vida!

  6. Defender

    1. ¿No es un perro guardián un can entrenado o dispuesto a matar por nosotros?

    2. ¿No es un perro noble un infalible olfateador de droga y enfermedad?

    3. ¿No es un perro heroico un ser capaz de dar su vida por nuestra vida?

  7. Enamorar

    1. Los perros se enamoran, pero aman más, al 100%, ver enamorados a sus humanos;

    2. Si paseándolos conocimos a la pareja de por vida: ellos nos lo habrán dado todo!

    3. El amor del perro nunca varía. El amor de un perro es el de un maestro del cielo.


Por todo y todos: pensemos en algo: si por amor, nos duele ver dormir a nuestro perrito, cuando el veterinario nos dice que su partida es lo mejor para El (pues ya no será "el mismo"), cuidemos de ser solidarios y empáticos sobre cómo deben sentirse quienes deciden dormir a la sangre de su sangre.

Cuidar la vida es tarea de todos. Acerquémonos a los debates de derechos de la forma que lo hace un perro. Con sobriedad, amor y paz, pero defendiendo la vida aún a costo de nuestra vida.


Que nuestros perritos y nuestros bebitos del cielo nos acompañen en esta vida y en la eternidad, y que la vida nos cuide integralmente para que podamos todos nacer, reproducirnos y llegar a ser, como nuestros progenitores y nuestros canes nos vieron crecer: como "nosotros mismos".


Viva la vida!

ADN@+

 

SERIE FAMILIAR RECOMENDADA: https://www.netflix.com/title/80191036

(AMIGOS CANINOS)

110 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page