top of page
  • Foto del escritorADN@+

RED SANTA CRUZ: DE INVERSIONES, PORTAFOLIOS E IMPACTOS!




No basta con proyectos; se requiere portafolios, a escala, para alcanzar impactos. Este artículo muestra cómo las finanzas y banca de inversión se convierten, desde los mercados internacionales de capitales, en motores de desarrollo en los momentos actuales de los países en vías de desarrollo.


Un poco de historia


En México se ha desarrollado ya una Alianza por la Inversión de Impacto. Según el sitio de esta agrupación latinoamericana, “la inversión de impacto es un fenómeno emergente que se ha posicionado dentro de la agenda de la innovación social de los países desarrollados y en vías de desarrollo”.


Surgió, como concepto, en 2007 cuando la fundación Rockefeller acuña el término “impact investing”, dando un cambio en la definición de algunos aspectos de la inversión socialmente responsable. Las inversiones de impacto pueden ser definidas como aquellas que:


“…intencionalmente se dirigen a resolver problemas sociales o ambientales optimizando el riesgo y el rendimiento financiero, así como el impacto, a través de la medición de resultados de objetivos sociales, ambientales y financieros específicos”. (GSG, 2018).

Ganando Escala

Hace poco más de un lustro, socios de Hexagon Group en Reino Unido participaron de una consulta a expertos del gobierno, sector privado y social de los países del G8, Australia y la Comisión Europea, aportando con su conocimiento global y regional latinoamericano a las ocho recomendaciones de alto nivel, que coincidían con la visión regional, mismas que se plasmaron en el reporte “Impact Investment: The Invisible Heart of Markets”, que involucraba a todos los actores clave de la inversión de impacto de ese entonces.


Las recomendaciones reflejaban las mejores prácticas a nivel global y resonaban como mandatos todavía en desarrollo en América Latina, estableciendo una agenda para que los países latinoamericanos logren un ecosistema de inversión de impacto próspero:


Red Santa Cruz e Inversión de Impacto


En función de lo antedicho, se organizó en Washington DC, en 2019 (Noviembre 15), un encuentro en el cual participó el autor junto a académicos, autoridades públicas del continente americano, y empresarios, así como líderes de sociedad civil. Allí se disertó en torno a los siguientes 8 puntos como elementos centrales de la Red Santa Cruz de Inversiones de Impacto en América Latina, en conexión con el Reino Unido, Estados Unidos y Europa:

1. Establecer objetivos sociales y ambientales en las inversiones, así como metodologías para medir su impacto

Sin tener los mecanismos de sostenibilidad, medición y mediación, es difícil hablar en realidad de inversión de impacto. El desarrollo no solo implica un fuerte componente técnico en lo económico, sino mecanismos de diálogo social con fines que puedan medir la sustentabilidad y su avance.

2. Fomentar que los inversionistas consideren retorno, riesgo e impacto

La Red Santa Cruz (RSC) ha comenzado trabajos, de la mano de Hexagon Group como equipo técnico base, y sus aliados globales en Europa, Reino Unido y Estados Unidos, así como con los miembros de los Diálogos Hexagonales de Chile, Ecuador, Perú, Colombia, Argentina, República Dominicana, Bolivia, Nicaragua, México y Estados Unidos, de modo de articular a un grupo de 40 inversores que están por ahora considerando proyectos en un portafolio piloto para Ecuador, considerando retornos superiores al 30% en lo financiero, riesgos en países con categoría B como el antedicho, y con masiva necesidad de impacto, tras su situación financiera y el impacto negativo generado por la crisis económica y de salud reciente.

3. Utilizar fondos de pensiones que consideren inversiones de impacto

En el caso de Chile, sede de Hexagon Group, el marco institucional ha venido trabajando hace varios años en la institución de fondos de AFPs (Administradoras de Fondos de Pensiones) que tomen los ahorros individuales de los ciudadanos y trabajen de cerca con las bolsas de valores, los bancos, e incluso las oficinas familiares de manejo de liquidez y riqueza, de modo de articular, junto con inversores regionales y globales, un canal de financiamiento con plazos superiores a 20 años, estabilidad jurídica y otros elementos en los cuales Chile es líder en la región. Es por ello que la sede de la RSC está asentada en Santiago, en interacción con lo global y con el activísimo mercado de capitales chileno, cuya influencia sobre países como Perú, Brasil, Argentina, Colombia, México e incluso Bolivia, se ha consolidado en los años y décadas pasadas.

4. Desarrollar esquemas de pago por resultado que promuevan las inversiones de impacto

En los meses pasados, se diseñó el portafolio Ecuador desde Chile, con el fin de aprovechar dos condiciones claves que tiene dicho país: la dolarización, que reduce los riesgos cambiarios, y la tarificación recientemente establecida bajo estudios desarrollados por Hexagon Consultores, en función de beneficios marginales a largo plazo, en lugar de costos marginales a largo plazo. Esto se aplicó para proyectos transversales en usos y aprovechamientos de agua cruda (para potabilización, riego, uso industrial, minero, balneología, energías renovables, y servicios ambientales hacia y desde áreas protegidas). El estudio y los acuerdos generados en dicho país son materia aplicable en toda la región debido a la posibilidad de tener fuentes de repago a partir de tarifas por impactos efectovos sobre los diversos sectores, en algo que ya forma parte de la legislación ecuatoriana. Esto, claro, siempre dentro de un marco complejo en el cual el agua, a diferencia de Chile, es un derecho, tanto humano, como de la naturaleza. En este sentido: si los proyectos de inversión parten no tanto de un mercado de aguas, sino de un derecho al agua, pero igualmente pueden recuperar costos para financiar inversiones por medio millardo de dólares, entonces se tendrá un principio de acuerdos y alianzas no solo público-privadas, sino público-privadas-comunitarias, que permitan generar inversiones de impacto desde la RSC en diversos países, con diversas fuentes de fondeo.

5. Fomentar la creación de fondos para fines sociales con activos no reclamados

A la hora de crear estos fondos, el trabajo con las comunidades como socias es fundamental. Su propiedad de la tierra, sus conocimientos y capital social en territorio, y sus recursos humanos y de liderazgo (capital político) son activos no reclamados, costeables bajo metodologías de asocio privado-comunitario, y público-privado-comunitario. Es por ello que el portafolio que construye Hexagon Group y la RSC en Ecuador, como piloto, desde Chile, constituye un elemento central para el trabajo no solo en los andes equinocciales, sino en los andes en general, donde los desafíos con el agua, la energía y la infraestructura no son menores, así como en el cono sur y en américa central y del norte, donde los desafíos humanos y sociales también pasan por momentos de dura lucha y conflictividad que plantean desafíos organizacionales, legales y constitucionales no triviales. De hecho, en Chile, el preparar este tipo de portafolios pasa a ser un elemento estratégico para los grupos de gestión de capitales, pues la conversación no es nada trivial, estando el país ad portas de una elección en la cual las normas constitucionales están con posibilidad de cambiar el marco jurídico del país en pro de una normatividad centrada en derechos.

6. Desarrollar las capacidades del ecosistema local de inversión de impacto

Chile ha ido despertando a una realidad a la que ya otros países de la región despertaron, de la mano de las exigencias de una población que se mueve de la mano de las redes y procesos globales y regionales en los cuales la geo-política también influencia el desarrollo de la conflictividad, los movimientos de masas en las calles, y por supuesto, los movimientos de capitales en las bolsas, e incluso los movimientos del tipo de cambio en los mercados de divisas. La capacidad de resiliencia en Chile se ha demostrado hace pocas semanas, tras la entrega del 10% de aportes para los dueños de los capitales, los ahorristas, en un movimiento impulsado por grupos anti-AFP, que contrario a lo que se pensaba, ha fortalecido a estas últimas, al darse cuenta la población de que los fondos eran propios y no estaban administrados por un aparato burocrático cuya capacidad de reacción en esta ocasión, impulsada por las circunstancias, terminó empoderando al mercado y quitando presión fiscal al estado y a los hogares y las familias. Tener entes públicos que funcionan como privados, y entes privados que funcionan como públicos, es parte de las capacidades a desarrollar. Dentro de ello, el desarrollar en ambos (públicos y privados) las capacidades para trabajar con comunidades (urbanas y rurales) será fundamental a la hora de crear condiciones para una adecuada y acelerada inversión de impacto. La capacidad y tecnología para el diálogo directo, abierto y sincero es, en ello, fundamental para tener contratos observables, verificables y exigibles.

7. Establecer formas legales apropiadas para que empresarios e inversionistas prioricen su impacto social o ambiental

Sin un marco jurídico que empodere a las comunidades para que puedan erigirse en socios estratégicos y formales, con la capitalización de sus activos, es imposible alcanzar inversiones de impacto. En una reciente corrida de consulta de Hexagon Group Latam/UK/Global a inversores y líderes políticos, ambientales, culturales, económicos y sociales, se observaba que es necesario construir pactos transversales de unidad y convergencia entre partidos políticos de izquierda, centro y derecha, de modo de crear un marco legal orgánico, con un 67% o más de los votos de asambleístas, para poder conseguir crear la forma en la cual los empresarios e inversionistas no solo prioricen impacto, sino que se asocien con los gestores de dicho impacto: las comunidades. Sin empoderamiento, voz y salida de las comunidades en los proyectos e inversiones, es difícil esperar gobernanza y gobernabilidad desde el estado. Parte de la lógica del Portafolio “ADN@+” que se ha desarrollado desde “Politics Pub” en la Red Santa Cruz apunta hacia la creación de un mecanismo financiero de nueva generación, centrado en el uso de la tecnología, la inteligencia artificial, los talleres de mediación país por país, o región interna de cada país por región interna de cada país. Para ello, no solo basta con la mediación, sino que se requiere la efectiva MEDICIÓN de impacto, usando medios tecnologizados e informatizados, y aplicando los correspondientes toolkits y plataformas ya existentes y probados globalmente. Finalmente, a la hora de crear la sostenibilidad que brinde estabilidad a los acuerdos, es clave que esta sea certificada desde el Reino Unido, país líder en la materia según se ha creado ya experiencia desde mediados de la primera década del milenio.

8. Propiciar la inclusión de la inversión de impacto en la agenda de desarrollo nacional, regional e internacional

Algo que se conoce con certeza, junto a colegas de la Universidad de Cambridge con quienes se ha desarrollado varias iniciativas en el pasado por parte del autor, es que la inversión de impacto requiere liderazgo para la sostenibilidad. Caminar políticamente, en dicho sentido, de acrecentar poder para influenciar y generar incidencia no debe confundirse con correr electoralmente en funciones de estado; tampoco debe entenderse como un gateo sobre las rodillas a partidos políticos para construir consensos. Es, más bien, un trabajo consciente entre empresarios inversores de la región y comunidades líderes en territorios, para influenciar con recursos y proyectos de impacto en la agenda de desarrollo, desde el mercado, trabajando en forma conjunta con empresas y familias en ciudades no capitales, quizá sí junto a autoridades locales, cercanas a las comunidades, de modo de crear vínculos regionales e internacionales que apliquen con fuerza al desarrollo descentralizado de capacidades nacionales y por flujos continentales, para crear inversiones de impacto reales y duraderas, efectivas y ejemplares.


Invitación


Los invitamos a sumarse a este ADN@+ de Acción, Digital, Natural, con Liderazgo de Nueva Generación, siempre Positivo, siempre Aditivo, que Suma y Agrega Valor. Los invitamos a seguir leyendo y participando en Politics´Pub!

Roberto “Chino” Salazar

ADN@+

 


Referencias:



107 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page