top of page

SMASHED



Quizá en América estamos todos extremadamente ebrios y borrachos en muchos sentidos; quizá estemos poderosamente afectados por drogas ilegales.


Quedar "Smashed" Juntos, es, como dirían los jóvenes, quedar hecho "bolsa". Quedar hechos un puré; auto-destruirnos.


Todo es una cadena; si no se previene en la primera juventud, no se llega a buenos resultados en la buena vejez. Prevenir es como educar: es ahorrar para invertir.



PREVENIR VÍA EDUCACIÓN


Nada mejor que prevenir para minimizar la caída en el abuso del buen alcohol, para evitar el paso a la cadena de Markov de 10 pasos siguiente: 1) otras drogas, 2) la dependencia de una o más personas por su poderoso efecto adictivo real e incremental en quienes no tienen su corteza frontal aún madura, 3) el drama familiar permanente a posteriori, 4) la delincuencia inherente al abandono y la deserción, 5) la violencia resultante del fracaso, 6) la inseguridad consecuente en lo generacional, y la pérdida final, ya social, de 7) libertad, 8) paz, 9) desarrollo y 10) bienestar.


Educar para prevenir terminar en una sociedad auto-destruida (Smashed) por el consumo precoz de alcohol en sus adolescentes, es una política que los países desarrollados han adoptado como la forma principal de cortar de raíz la proliferación de una cultura de confrontación, polarización y desconexión con la realidad:



LA CADENA DE MARKOV


Entre los 12 a 13 años, solo 2 ó 1 por ciento de cada mes es usado por los niños de esa edad en consumir (en los EEUU) alcohol, tabaco y marihuana. Uno o dos años después, entre los 14 y 15 años, los chicos dedican 7% de su tiempo mensual de vida a beber (2 días y 2 horas al mes), y 19 horas al mes (el 80% de un día, al mes) fumando. Nótese que a esa edad, 42.5 horas del mes se dedican a fumar marihuana: 2.24 veces más tiempo que el dedicado a fumar tabaco, y 84% del tiempo dedicado a ingerir licor.


La marihuana parece haber desplazado al tabaco como compañero de las reuniones de los jóvenes, dedicándole 1.96 veces más tiempo a fumar marihuana que a fumar tabaco entre los 16 y 17 años: 14.9 días del mes; media hora al día... No muy lejos de los 3/4 de hora al día que en promedio estarían dedicándoles a las bebidas alcohólicas.


Así comienzan las adicciones en Estados Unidos. Prohibir no tiene sentido hoy por hoy. Educar para explicar, para que se comprenda vivencialmente es una fórmula diferente que se puede usar.



LAS CHICAS Y SU PROTECCION


Es importante buscar formas de comunicar los riesgos, sobre todo a las chicas, que son quienes tienen más problemas en esta materia en EEUU:


Nótese cómo, al avanzar hacia los 14 y 15 años, 9.3 vs 5.9, es decir, 1.6 veces más, se tiene a chicas consumiendo alcohol de forma ilegal con respecto a los varones. Posteriormente dicha brecha perjudicial para las chicas se reduce a 1.2 veces al pasar a los 16 y 17 años.


Pero no solo es la prevalencia en mujeres, sino la velocidad en ellas. A los 14 a 15 años, el consumo excesivo y peligroso en mujeres aumenta a 1.8 veces en las mujeres en relación a los varones, cerrándose la brecha después a 1.1 al llegar todos a los 16 y 17 años.


Lo que pueda ocurrir en ese camino de maduración acelerada y riesgosa, es otra problemática; sin embargo, juntar a grupos grandes de alumnos en los colegios, no solo en el aula entre pares, sino responsabilizándose los grandes de los pequeños, como en casa, pero en grupos grandes, con guía y arte, ayuda mucho más, según se ha evidenciado en trabajos globales de educación preventiva vía arte, a que las pequeñas personas sepan mejor resistir y evitar la presión de grupo, y los intermedios puedan de mejor forma saltar el valle de la adolescencia media.


Trabajar simultáneamente la educación de los niños de 11 a 17 años es clave en resumen, juntando entre cursos de una generación, y entre generaciones, de modo de evitar que quienes tienen 12 a 13 entren por presión de grupo y cultura naturalizada, a tener consumo excesivo a los 14 y 15 años, en especial las mujeres, y evitar luego que esto se dispare casi 5 veces en el caso de los varones y casi 3 veces en el caso de las mujeres al cumplir 16 y 17.



PREVENIR SOCIALMENTE


Para prevenir, no basta con hacer una intervención, sino articular varias opciones de trabajo:



Un proceso de formación individual o en la escuela, que no vaya acompañado de un diálogo con la comunidad, la familia, y las autoridades, tiene poder pero puede ser de impacto si junta en modo "Cross-Sector Partnerships" a los nacionales e internacionales, locales y familiares, escolares y familias, escuelas y líderes.


Para recordar y reforzar el trabajo preventivo y educativo, sobre todo el que se hace como un arte más que como una obligación, se podrá motivar a los chicos para conversar y actuar, y a los profesores y directivos de las escuelas para complementar, recordando, finalmente, los siguientes elementos:


Al fin y al cabo, uno muy difícilmente podrá escapar de aquello para lo que se entrenó y esforzó en la niñez y la juventud.


Educar con arte es algo vivencial; marcar memorias de gozo siempre funciona mejor, si la enseñanza tiene moraleja y se puede comentar como un evento no personal, o de recuerdo de un profesor o dirigente, sino sobre todo, si se puede recordar como un evento de toda una generación, de toda una institución educativa, y de toda una comunidad de cuidado de sus niños de 11 a 17 años.


Roberto F. Salazar-Córdova

(*) CSPInc.Tech



 





59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page