top of page
  • Foto del escritorADN@+

DOCTRINIDAD

La Doctrina es Fundamental. Es como la Deidad que celebramos hoy: Trina en Unidad.



La Universidad Militar "Nueva Granada" de Colombia publicaba hace 11 años "LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA: FUENTES Y PRINCIPIOS DE LOS DERECHOS HUMANOS" (Escobar, R. 2012). Allí se definían 3 rasgos de la Santísima Trinidad, aplicables a la "Doctrinidad" que requerimos hoy para proseguir en la batalla por lo bueno, lo bello y lo santo.


LO BUENO: EL PADRE QUE CREA


América, sin España, no habría podido conocer la Trinidad y habría mantenido deidades naturales maravillosas, pero desconectadas de la humanidad universal y la historia de las civilizaciones.


Conocer al Padre Bueno, el que crea la naturaleza, debe haber sido todo un descubrimiento religioso, filosófico, y por supuesto, doctrinario.


Pensar juntos, entre los sabios ibéricos, y los americanos, la deidad, la trinidad, y la naturaleza y su creación, debe haber sido algo bueno. Lo que dura se mantiene. El sincretismo cultural logrado nos dejó una nueva visión del padre creador y bueno a eternidad, como doctrina arraigada en nuestro continente.



LO BELLO: EL HIJO QUE SALVA


Pensar en que el Oro era la Sangre del Padre Creador, el "Sol" nuestro de cada día, fue de seguro un segundo gran descubrimiento para América, al asociar la Sangre (y el Cuerpo) del Hijo Único, con una extensión de una unidad tal como la del Sol y el Oro, hacia el Padre y el Hijo.


El Oro es Bello y salva de apuros si no se convierte más que en un patrón monetario, y no en un objeto de adoración y acumulación. Quizá las contradicciones del Mercantilismo terminaron por romper el sincretismo, en favor de el criollato libertador masónico, que le hizo el juego a Francia e Inglaterra, en su lucha por derrotar el contínuo Católico Hispánico cuyo Imperio no era solo el de una Armada, sino el de una Curatoría basada en Doctrina.


El hijo, el oro, lo bello, lo que salva estando ahí para beneficio del amor y no del mercantilismo sobrevivió, de todas formas, no solo a la conquista y la colonia, sino también a las repúblicas, y los gobiernos.


La doctrina del hijo centrada en el amor al prójimo como a uno mismo, solo luego de amar al padre sobre todas las cosas, es algo indestructible, y así lo ha sido y seguirá siendo, en Cuba, Nicaragua, Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador, Brasil, Colombia, Paraguay, Uruguay, Perú, Panamá, el resto de Sudamérica, de Centroamérica, y Norteamérica.


Lo cristiano es social, y lo social es cristiano, porque el prójimo es la puerta de entrada a la sociedad, y porque el amor a la sociedad comienza entonces, por la doctrina cristiana de amor al prójimo, que se hace misión y se extiende, vía apostolado, hacia lo católico, lo universal: el mundo entero.


Esa visión es bella, pero podría quedarse a mitad de camino si no contara con energía de fondo para que sigamos la lógica inicial del padre, creador y bueno, con la lógica que partió la historia en dos con el hijo bueno y bello, y que nos envió a todos hacia los demás y hacia el tiempo y el espacio contando con un abogado (un paráclito) santo y noble, que nos haga humanos y nos entregue el derecho de hablar y el habla sobre los derechos como amor que exige responsabilidad por doctrina creada, libertad por doctrina heredada, y paz por doctrina recreada.


Nuestro rol es recrearnos con miras hacia la santidad, desde el espíritu.



LO SANTO: EL ESPÍRITU QUE ABOGA


España muestra que el espíritu que aboga por la historia puede derrotar al materialismo histórico y dialéctico que aboga contra la historia y la verdad. La Vox de España es capaz de recrear al Partido Popular y llevar las cosas hacia el verdadero centro, más cercano a lo creado de verdad, al amor al prójimo, y al espíritu de santidad requerido por la doctrina de todos los santos españoles a los que amamos, comenzando por Santa Teresa de Avila.


El "Nada te Turbe" sigue inspirando nuestro espíritu, en dicho sentido, en Chile, donde el "Rechazo" de los despertares mutantes que quemaban iglesias va quedando atrás, a punta de oraciones sociales y cristianas, republicanas, ajenas el "Chile Vamos" que llegó a pensar que se podía pactar con el demonio y terminó siendo solo una minoría en cada votación reciente, al alejarse de sus padres creadores, de sus hijos libertarios, y del espíritu santo que les dio un rol y una palabra que debía hacerse eterna acá y está pasando hacia lo realmente derecho, por fortaleza doctrinaria: docta y trinitaria.


Ecuador parecería que va en dicho camino, tras la "muerte cruzada" que debe llevar, para quienes tenemos fe en la doctrina, hacia una resurrección derecha, más que hacia una nueva muerte de la democracia.


Colocar a la izquierda en su lugar es algo fundamental, pues se puede hacer con Alegría, con una visión renovadora, como lo hizo Vox en España, sin dejarse ubicar en lo ultra, sino solo dejándose ver con claridad en la lógica liberal de la política económica y conservadora de la política social. El pacto de lo liberal y lo conservador es viable desde lo político, lo económico y lo social, si uno mira la narrativa de un Santiago Abascal y el de un Parlamentarismo donde los diputados interrogan a la sociedad y ésta responde a sus abogados legisladores con fe renovada.



UNIDAD


Tener una unidad y estructura, con una organización capaz de controlar con objetividad el parlamento de cada nación en Ibero-América debería parecerse a la narrativa doctrinaria que va por la lucha de las ideas con unidad y sin proselitismo.


Veamos el ejemplo de Ayuso, que ganó holgadamente en Madrid y veamos también el ejemplo de Milei en Argentina, que más que un político, es un filósofo práctico económico, que está planteando la realidad de Ecuador y su dolarización como una narrativa intelectual de la economía como una base de estabilidad y de recuperación de lo bueno, lo verdadero, lo sostenible y lo estable.


Milei no oculta la base Judeo-Cristiana de su doctrina, y la equilibra con las escuelas que empoderan al individuo como un ser santo, capaz de ser responsable y capaz de conservar su poder de decisión en todo momento.


HACER LAS PACES


Perú está, por ejemplo, en una batalla extraordinaria frente a una orquestada línea primera de fuego en la cual se busca crear una fuerza de transformación de la cultura buscando derechos sin responsabilidades, desde un falso indigenismo que termina siendo derrotado porque carece de espíritu y se sobrecarga de derechos sin filosofía real aterrizada en la economía.


Si la filosofía no es compatible con la economía, no existe materialismo ni espíritu. Perú, al igual que Colombia, están bajo ataque del enemigo del bien, engañando y mostrando falsedades como las que se mostraron y vieron ya en Ecuador y Chile, o como las que se miran en México, o se vieron en Nicaragua, o se ven todavía en Venezuela y Argentina.


Hacer las paces (políticas, ambientales, culturales, económicas y sociales) es imposible en Colombia si no se converge hacia verdades como una situación urgente, como las que denuncia "Gente de Zona" ya en lo cultural, cambiando la narrativa del arte.


Para hacer las paces se requiere despertar de verdad hacia el sentido común, con un análisis crítico.


LO BUENO, LO BELLO Y LO SANTO


No caer en la contingencia es fundamental.


Realizar un trabajo cultural que se centre en los fundamentos argumentativos, y no solo en meras opiniones, es clave para tener un proceso comunicacional bueno, bello y santo.


El relativismo no puede ser derrotado al confrontar solamente los derechos humanos como un todo posible. El post-modernismo se ha vuelto cultura al sacrificar el amor en beneficio del ego.


Chesterton lo decía claro: "Hay que explicar por qué la nieve es blanca". Cultura versus Barbarie es una base fundamental de la recreación de lo bueno, lo bello y lo verdadero (lo santo).


La mentira del poder estatal que nos obliga a mentir, como se quiere instalar en cada país, requiere una voz que no vaya solo desde la opinión, sino desde los fundamentos argumentativos.



DATOS OBJETIVOS


La filosofía debe ser simple, para que la entendamos todos; casi como una parábola, para que quede en una palabra cuasi-evangélica.


Mucho está ya escrito, y es cultura, y por supuesto, se conserva porque funciona y porque el rito está curado por los años y lo católico (lo universal).


La sabiduría hace sentido porque entra al fondo y permite capacitar y capacitarse, formar y formarse vía diálogo, creando una realidad capaz de conocer y reconocer lo que existe de verdad, y no lo que se inventa a imagen y semejanza del demonio que cada uno llevamos dentro.


La verdad es fundamental, pues permite traspasar nuestras capas de maldad, y porque nos permite leernos, cada uno y entre todos, desde adentro, sin dejar que salgan palabras del sombrero en lugar de salir de la cabeza o mejor aún, desde el alma.


Lo cristiano, socialmente entendido, es algo de fundamento bello y real, porque atina hacia el bien común trascendental que es lo objetivo e integrado por nuestros diálogos con nosotros mismos y en sociedad, creando cohesión en lugar de grupos de minorías pequeñas que chocan entre sí y desingegran la realidad, destruyendo el bien trascendente.


Objetivamente, la moral aterriza en constituciones que hablan de ella, pues llevan las naciones hacia un bien superior. Los invito a leer la constitución generada por los "expertos" en Chile, y buscar la palabra moral, que deberá ser reintroducida por la derecha, al haber sido excluida por la izquierda y la centro-derecha.


Ese es un dato objetivo que, de no ser reintroducido y re-creado por la mayoría de derecha y centro-derecha, deberá llevarnos a todos los cristianos de buena fe a rechazar la constitución, una vez más, desde nuestros constituyentes republicanos, hasta nuestros mandantes chilenos, en todo el país, para contento de todo el continente real que mira cómo Chile se reconstruye y nos ilumina al resto a la hora de recuperar la fe.



LO PELIGROSO


Lo peligroso será que nos dejemos engañar por lo "experto", lo "técnico", lo "derecho", y lo "político", y nos perdamos de lo de "fondo": la "verdad".


Lo democrático y lo votado en números sobre el total de población empadronada son lo cierto. Tener 3 millones de votos es algo certero en Chile, en uno o en otro bando. Interpretar esa verdad desde lo cierto, implica un reconocimiento de la tradición en la constitución, pues implica un abandono del relativismo y una vuelta al cristianismo; una muerte lenta del post-modernismo, y un regreso igual de lento hacia el moralismo.


La guerra es larga, y por ello, no se puede confiar uno en haber ganado una batalla o una secuencia de ellas.


Hay que disfrutar la paz momentánea, pero se debe pensar que la lucha es eterna, y que el bien es un apostolado que requiere una profundización de principios y valores que se deben precisar democráticamente, abandonando la ficción del centro y el áurea de bondad que siempre termina rompiendo la balanza hacia un falso progresismo.


Aquello funciona en EEUU, pero no en América, donde la conquista de España nos lleva a ser menos republicanos vs demócratas y más liberales vs conservadores.


España termina siendo, democráticamente, y parlamentariamente, como en Europa, un mejor modelo de democracia para América Latina.


Si miramos desde la perspectiva conservadora hispano-americana y latina, se puede entender mejor la derrota y el fracaso de "Podemos" por su "prisa" y su imposibilidad de ganarle a la cultura profunda de una historia universal donde lo católico fue lo que reinó.


Pactar con los vascos le pasó la factura al PSOE, y han perdido el poder, porque en lo parlamentario, perdieron los territorios.


Hacer un trabajo conservador paciente, con cursos de formación para el discurso, es hacer un trabajo pensando en el largo plazo.


En todo aquello, la Doctrina es Fundamental. Es como la Deidad que celebramos hoy: Trina en Unidad.


Al iniciar este artículo, hablábamos de la publicación de la Universidad Militar "Nueva Granada" de Colombia de hace 11 años en torno a la "LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA: FUENTES Y PRINCIPIOS DE LOS DERECHOS HUMANOS" (Escobar, R. 2012). Allí, como decíamos, se definían 3 rasgos de la Santísima Trinidad, aplicables a la "Doctrinidad" de la que hemos hablado en este artículo, y que requerimos hoy para proseguir en la batalla por lo bueno, lo bello y lo santo (lo verdadero).



CONCLUSION


Bien decían dos encíclicas, que el amor (Dios) está en la caridad, que es verdad, y en la verdad, que es caridad. Dios-amor-verdad es algo bello, bueno y santo.


Este artículo ha desarrollado, por ello, su análisis en torno a algo que es lo más cercano que podemos llegar a lo anterior: la Doctrina Social de la Iglesia en tanto nos acojamos a su enseñanza moral, ética, teológica y social elaborada a lo largo de varios siglos por la Iglesia Católica.


Esperamos, desde ADN@+, que este artículo, escrito en la festividad de la Santísima Trinidad, sirva como la DSI, para impulsarnos a buscar y crear, o recrear, una respuesta histórica a los problemas sociales, culturales, económicos y políticos que vive y que, junto con loa ambiental, ha vivido la humanidad.


Esperemos seamos capaces de crear nuevas "Españas", retomando nuestros nombres de nuestras capitales: Santiago de Chile, San Francisco de Quito, La Paz, Santa Fe de Bogotá, y tantos nombres que nos llevan a crear una Red Santa Cruz, cuyo objetivo es el de promover la transformación de la realidad vía proyectos de inversión de impacto hacia una sociedad más justa, solidaria y fraterna.


Si nuestras inversiones se hacen mediante el respeto a la dignidad de la persona humana, a los derechos y deberes humanos, y a los derechos de los pueblos, vistos desde el ámbito antropológico, filosófico, cultural, jurídico y fundamentalmente teológico de los social y cristiano, y no solo desde lo financiero y económico, de seguro que podremos recrear una América Latina poderosa, como lo fuera en los tiempos de su hispanidad.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page