top of page
  • Foto del escritorADN@+

NOWHERE FAST





English: NOWHERE FAST, To Accelerate the Economy: a Global Priority

Spanish (below): CAMINANDO A TODA MARCHA, Acelerar la Economía: Prioridad Global

Now that all the World starts to abandon the Lock-Down, the second crisis is coming to our doors: the economic one. Five ideas are developed here for accelerating the new global economy: Factors, Actors, Sectors, Timing, and Route-Mapping.

Factors

Humankind thrives globally for acquiring factors for a better life at home. In the recent past, we were all looking for economic or productive factors only. The traditional economy is important but is not sufficient anymore. The health crisis has shown again how the earth has enough power to destroy not only our basic economies but also our lives on a massive and global scale.

Factors for a better life at home are away from scarce salaries and rents. It seems a new economy is blooming where there is an abundance of resources that do not require a state for creating distributive transfers but creativity for enhancing voluntary circulation.

The breaks for the new economy are our old preferences for cars, houses, trips, luxuries, and other goals that now have lower demand but still have industrial power to demand and accumulate productive factors. Those industries and business capacities are already under free-market reconversion, moving their factors of capital, talent, lands, and technology towards building new know-how for producing those other relevant goods and services that now the world aims for: food, tranquility, connection, contents, inspiration, walks, and family.

Reorient production factors in an ordered manner is the top priority, not the second. It is top.

Actors


We, humans, are not factors. We can use our talents, but we are way more complex than what the old economics used to represent us (as agents, workers, investors, etc). To begin, we are fathers, mothers, sons, daughters, and most of our relations in each “here and now” are linked to voluntary will and not necessarily engaged with rational interchange.

Psychology has become part of the new normal, again, in Economics. In the times of post-truth, the vision and inspiration of the new generation were having a conflict with the production model of our middle-age modes and means. The median voter is not linked now to the mean income or to the modal goods and services. The last two measures of central tendencies do not represent anymore 50% or more of the population.

We will continue locking ourselves down and therefore, statistics of the past will continue to be irrelevant to understand what will happen in the next months. Discussing via zoom is necessary but not sufficient again. We need to convoke leaders for creating route maps by aggregating preferences of public choice, creating a new social rationale that shapes the new normal.

Having the right factors at hand was top, but will not be useful if we do not make a transcendental effort for understanding our beings and planning in an ordered manner how we will shape our resilience, as a priority, so we can accelerate with success the reborn of the new economy.

Sectors


We used to divide the economy into its “economic sectors” for creating sectorial analyses: production sector, retail sector, governmental sector, and so on, and so forth.

That is still useful but is not fundamental. We can have reordered our factors at hand, and have planned our goals at a societal level, but going back to the old sectors will only create conflict and slow-down the recovery.

The best way to aggregate convergence for accelerating the economy is to work over territorial sectors. Work less in central planning and fight together as communities. Traditional sectors are going nowhere fast. We need to give them a known address. We need to link families and business through communities, and doing our business in the community, not by extracting resources from the communities.

This takes lots of community leadership. The local governments are a good start. Decentralization is a good step as well, but we need to abandon the old idea that central-states-planning is a solution. It is not. It never worked. It never will. Communism is not a path. Socialism is a failure. Communal-Productivity and Public-Private-Community Partnerships have already created networks for sectorial development, local-level by local-level, globally.

The beauty of home-office is that we all like to have some time to have a "walk in a park". We need to produce food for walking in peace, and we need to generate or protect parks for meeting with our communities. That is something we all enjoy. If there is a luxury that we will all have is to eat gorgeous food and visit marvelous sites.

Planning sectors over the years, and visiting communities over the globe are objectively what will accelerate the cooperation of several actors for contributing by investing their prioritized factors for producing well-being and more important: generating good-servicing.

This will reduce uncertainty. That is why sectorial-territorial planning is the 3rd top priority for finding our route of acceleration and recovery of peace.

Timing


The three previous priorities create a new “business-unusual”. It is weak still unless it can be sustained over cycles, leaders, societies, and of course: time.

We can understand our aims, other people’s goals, other territories´ capabilities, but we normally cannot understand time. That is why we can only deal with a smaller category called “timing”.

Perfect timing hardly occurs, but good timing is a cause of satisfaction. Time always goes and never comes back. Power comes and goes. Money has its ups and downs. Fame has its revenge sometimes. But time has only once being defeated by resurrection, it is said.

We are not saints and we cannot expect (still) to create enough power to avoid getting old; nevertheless, we can aim for perfect timing and moments of glory.

That is our definition of ambition and discipline. The podium of priorities (factors, actors, and sectors) requires four legs to become a table. We can compete, but it is faster to share. Share our time freely inside the family, the business and the community is the ultimate donation. You are doing it by reading this. We have done it by sharing this with you. We both are doing it by sharing it with our families, friends, and colleagues.

Creating a table of convergence requires discipline for reading and sharing daily, sometimes even thrice a day, as we use to eat and wash our mouths. We have been silent enough days already. We all can thrive for perfection in timing and comment. “Comment” comes from “communal evolvement”.

Route-Mapping


Technology for route-mapping in perfect timing is needed. That is so as long as we need to have excellent territorial planning of sectors (where to invest), top actors involvement of those with whom we will partner as a business community, and for getting the most productive usage of factors that we all want to share and account as assets for creating patrimony, launch projects in the markets, and obtain a flow of cash for our families and businesses: mega, big, medium or small ones.

Red Santa Cruz (RSC) was created for developing the partnership with Kaleidoscope Futures and Latin American Cross-Sector Top Partner-shippers:

You are reading this thanks to international donors who are interested in accelerating impact investments with responsibility for the new times (and sustainability under the actual risks we all face on a day-by-day basis).

The work RSC is doing is linked to more than 1K workshops done by Hexagon Group in 4 continents. The last has invested 10 years and 2 million USD in developing technological tools designed for saving 1 year of time per project (investment acceleration) and for creating efficiencies worth 1.5 million USD in investment projects of 50 million USD.

After 15 years of development of the tools, and in the midst of COVID19 crisis, RSC has proven that it can be usable not only for big investors, but works for small and well-benchmarked private and social profitability in traditional sectors, and in special in territorial sectors.

The tool has developed saving of 50% in the cost of planning for small enterprises and has changed the velocity of enterprises stuck during 3 or more years by lack of resources, support, disconnection with the market, and more important: the absence of time for devoting all the hours that an entrepreneur requires for shaping its business and sorting the traps of efficient production.


Route mapping is better when shared!

Roberto Salazar

HEXAGON GROUP

See the Spanish version below...


 

CAMINANDO A TODA MARCHA

Acelerar la economía: una prioridad mundial

Ahora que todo el mundo empieza a abandonar el encierro de sucesivas cuarentenas, la segunda crisis está llegando a nuestras puertas: la económica. Aquí se desarrollan cinco ideas para acelerar la nueva economía global: factores, actores, sectores, cronometraje y mapeo de rutas.

Factores

La humanidad prospera a nivel mundial cuando logra adquirir factores para una vida mejor en el hogar. En el pasado reciente, todos buscábamos únicamente factores económicos o productivos. La economía tradicional es importante pero ya no es suficiente. La crisis de la salud ha demostrado una vez más cómo la tierra tiene el poder de destruir no solo nuestras economías básicas, sino también nuestras vidas a escala global y masiva.

Los factores para una mejor vida en el hogar están lejos con los escasos salarios y rentas de hoy en día. Parece, sin embargo, que está floreciendo una nueva economía donde hay abundancia de recursos que no requieren, para nada, de un estado por el que se vota y tributa para crear transferencias distributivas. Se requiere más bien de creatividad para mejorar la circulación voluntaria.

Las rupturas a hacer para acelerar la nueva economía, son las renuncias que debemos hacer de nuestras viejas preferencias por autos, casas, viajes, lujos y otras metas que ahora tienen menor demanda pero aún tienen poder industrial para demandar y acumular factores productivos. Las industrias y sus capacidades empresariales ya se encuentran, afortunadamente, en proceso de reconversión de libre mercado, moviendo sus factores de capital, talento, tierras y tecnología hacia la construcción de un nuevo conocimiento para producir los bienes y servicios relevantes que ahora el mundo busca: comida, tranquilidad, conexión, contenidos, inspiración, paseos y familia.

Reorientar los factores de producción de manera ordenada es la máxima prioridad, no la segunda. Es un objetivo superior.

Actores

Nosotros, los humanos, no somos factores. Podemos usar nuestros talentos, pero somos mucho más complejos que la forma con la que la vieja economía solía representarnos (como agentes, trabajadores, inversores, etc.). Para empezar, somos padres, madres, hijos, hijas y la mayoría de nuestras relaciones en cada "aquí y ahora" están vinculadas al aporte voluntario y no necesariamente están siempre comprometidas con el intercambio racional.

La psicología se ha convertido en parte de la nueva normalidad, nuevamente, en Economía. En los tiempos de la post-verdad, la visión y la inspiración de la nueva generación ha entrado en conflicto definitivo con el modo de producción y los medios de distribución diseñados por los líderes de la tercera y la mediana edad. El votante medio es ahora mucho más joven, y no está vinculado ahora al ingreso medio ni a los bienes y servicios modales. Las dos últimas medidas de tendencias centrales ya no representan el 50% o más de la población.

Los jóvenes pueden votar, sin duda, pero igual terminarán desconcertados si no buscan acuerdos con la edad mediana y sirven, juntos, a la tercera edad. El incentivo es claro: los que tenemos recursos ya seguiremos encerrándonos, pero los jóvenes seguirán desempleados, y por tanto, las estadísticas de crecimiento del pasado seguirán siendo irrelevantes para que los jóvenes puedan entender qué pasará en los próximos meses.

Hablar a través del zoom es necesario, pero no suficiente a la hora de prevenir un desenlace violento. Necesitamos convocar líderes para crear mapas de ruta agregando preferencias de elección pública, creando una nueva lógica social que dé forma a una nueva normalidad pacífica.

Tener los factores correctos a la mano fue dicho arriba como lo primordial, pero de nada servirá si no hacemos un esfuerzo trascendental por entender nuestro ser y planificar de manera ordenada cómo configuraremos nuestra resiliencia socialmente, como prioridad pública, para que podamos acelerar con éxito la renacida nueva economía privada.

Sectores

Solíamos dividir la economía en “sectores económicos” para crear análisis “sectoriales”: del sector productivo, sector minorista, sector gubernamental, etc., y así sucesivamente.

Eso sigue siendo útil, pero ya no es fundamental. Podremos haber reordenado nuestros factores a la mano desde lo micro y privado, y haber planeado nuestros objetivos a nivel de la medida de nuestra responsabilidad social con grupos de interés, pero si vamos a volver a producir sobre los viejos sectores, aquello solo creará más conflicto y ralentizará la recuperación, si ésta llega (si no se destruye antes la economía o la sociedad).

La mejor forma de agregar convergencia para acelerar sostenidamente la economía y ponerla a caminar es trabajar sobre sectores territoriales. Trabajar menos en la planificación central y luchar juntos como parte de nuestras comunidades en nuestros barrios y ciudades.

El sector tradicional no es rápido en ninguna parte del mundo hoy por hoy. Necesitamos darles a los viejos sectores (varios) una dirección física, territorial, conocida. Necesitamos vincular las familias y sus negocios con los nuestros, a través de la creación de comunidades, donde la derecha y la izquierda sean irrelevantes, y donde las verdades y los compromisos sean la nueva norma, habilitándonos para hacer nuestros negocios en las comunidades, con ellas, y no extrayendo recursos de ellas, de las comunidades, de sus territorios.

Esto requiere mucho liderazgo empresario-comunitario. Los gobiernos locales son un buen comienzo. La descentralización también es un buen paso, pero debemos abandonar la vieja idea de que la planificación de los estados centrales es una solución. No lo es. Nunca funcionó. Nunca lo hará. El comunismo no es un camino. El socialismo es un fracaso. La Productividad Comunal y las Alianzas Público-Privadas-Comunitarias ya han creado redes para el desarrollo sectorial, nivel local por nivel local, globalmente, en cambio.

La belleza de hacer oficina en casa es la prueba. Todos hemos recuperado nuestra comunidad y hemos reorganizado ya nuestros negocios, internalizado las pérdidas, y creado una nueva escala, de conjunto, que nos permita a todos hacer lo que ahora nos gusta hacer: tener algo de tiempo para dar un paseo, solos o en familia, o con algún ser querido, por nuestro parque.

Necesitaremos producir alimentos para caminar en paz, sin embargo; también necesitaremos generar o proteger nuestros parques para el encuentro con nuestras comunidades, y esto es bueno para lo local, como para lo global. Eso es algo que todos disfrutamos y valoramos. Si hay un lujo que todos hemos aprendido a valorar como “lo máximo” es comer comida deliciosa cerca de casa y visitar lugares maravillosos de nuestros barrios y ciudades, quizá a pie, quizá en bicicleta, quizá en un auto, sin rumbo fijo.

Ver es creer. Planificar sectores a lo largo de los años y visitar comunidades en todo el mundo es objetivamente algo que hemos visto y probado como algo que acelera la cooperación de varios actores, desde el territorio hacia el mundo, para contribuir con sus factores prioritarios para producir bienestar y más importante: generar un buen servicio de calidad, con “calidad de exportación”.

Esto, aplicándose como está aplicándose ahora, virtualmente, ya no tanto con viajes, y a costos mucho menores, por la eficiencia que genera la telemática, ha resultado una herramienta fundamental para reducir la incertidumbre. Por eso la planificación sectorial-territorial es, en nuestra experiencia, la 3ª máxima prioridad para encontrar nuestra ruta de aceleración y sobre todo, en América Latina, para la recuperación de la paz.

Sincronización

Las tres prioridades anteriores crean un nuevo "negocio inusual". Su crecimiento todavía será débil a menos que pueda sostenerse por sobre y a través de los ciclos, líderes, sociedades y, por supuesto: el tiempo.

Podremos entender nuestros objetivos, los objetivos de otras personas, las capacidades de nuestros y otros territorios, pero normalmente no podremos entender el tiempo, a no ser que lo racionalicemos. Es por eso que la propuesta es tratar con una categoría más pequeña llamada "sincronización".

La sincronización perfecta (perfect timing) casi no ocurre nunca, pero es bueno tenerlo como referente para apuntar hacia una buena sincronización que siempre es, en cambio, motivo de satisfacción. El tiempo siempre pasa y nunca vuelve. El poder va y viene. El dinero tiene sus altibajos. La fama a veces tiene sus revanchas. Pero el tiempo: sólo ha sido derrotado una vez por la resurrección, se dice.

Nosotros, eso sí, no somos santos y no podemos esperar (todavía) crear el poder suficiente para evitar envejecer; sin embargo, podemos apuntar hacia la sincronización perfecta y con ello, tener algunos momentos de temporal gloria.

Esa es nuestra definición sugerida entonces, de ambición y disciplina.

El podio de prioridades (factores, actores y sectores) requiere cuatro patas para convertirse en una mesa donde podamos alimentarnos conforme a nuestra ambición y compartir conforme a nuestra disciplina.

Podremos así competir, pero también hacerlo más rápido, al compartir.

Compartir nuestro tiempo libremente dentro de la familia, por ejemplo, pero también en el negocio y la comunidad, donde el tiempo dado es la mejor donación. De hecho, lo estamos haciendo los dos al seguir leyendo esto. Lo hemos hecho como equipo, al acumular experiencias y escribirlas para compartir este artículo contigo. Ambos lo haremos nuevamente en algún momento si decidimos compartirlo con nuestras familias, amigos y colegas.

Compartir es un hábito a desarrollar. Crear una mesa de convergencia requiere disciplina para leer y compartir todos los días, a veces incluso tres veces al día; algo natural, como el alimentarnos y lavarnos los dientes. Y es que: ya llevamos bastantes días en silencio, ¿no es cierto?

Todos podemos prosperar hacia la perfección en este momento vía comentarios. "Comentario" equivale a hacer del "comentar a diario" un hábito que profundice la relación y acelere la inversión y la recuperación.

Mapeo de rutas

Recuperar la economía no es solo cosa de tiempo. Se necesita un ruteo acorde, uno eficiente.

Se necesita tecnología para ello.

No podemos vernos más en talleres, pero sin embargo, el mapeo de rutas requiere todavía perfecta sincronización virtual.

Esto es así. Siempre necesitaremos tener factores, actores y sectores, más tiempo, para realizar una excelente planificación territorial de los sectores (dónde y cómo invertir), la participación de los actores principales (con quiénes y para quiénes invertir) y hacer contratos (qué y cuánto invertir).

Sin ruta, no hay economía. La nueva economía nos pertenece a todos aquellos quienes nos asociamos como comunidad empresarial para obtener el uso más productivo de los factores que todos queremos compartir y contabilizar como activos para la creación de patrimonio, lanzar proyectos en los mercados y obtener un flujo de caja para nuestras familias y empresas: mega, grandes, medianas o pequeñas.

Es por esto, que la Red Santa Cruz (RSC) fue creada, de modo de desarrollar la asociación de Kaleidoscope Futures (UK) con Cross-Sector Partners Inc.Tech (http://www.csrinternational.org/tools/). Usted está leyendo esto gracias a los donantes internacionales, globales, que están interesados ​​en acelerar las inversiones de impacto en América Latina, queriéndolo hacer con responsabilidad acelerada en los nuevos tiempos (y claro, con sostenibilidad profundizada bajo los riesgos reales que todos enfrentamos día a día).

El trabajo que RSC está haciendo está vinculado a más de 1000 talleres realizados en investigación y desarrollo conducidos por Hexagon Group en 4 continentes. Este grupo invirtió 10 años y 2 millones de USD en el desarrollo de sus herramientas tecnológicas diseñadas para ahorrar 1 año de tiempo por proyecto (aceleración de la inversión) y para generar eficiencias por valor de 1,5 millones de USD en proyectos de inversión de 50 millones de USD.

Después de 15 años de desarrollo de las herramientas, y en medio de la crisis de COVID19, RSC ha demostrado que dicha tecnología puede ser utilizable no solo para grandes inversores, sino que funciona (y está funcionando) para crear rentabilidad privada y social a escala pequeña y mediana también, con retornos competitivos con los logrados por sectores tradicionales, y en especial, en sectores territoriales hoy deprimidos.

La herramienta ha servido al desarrollo, creando, en los últimos tres años, un ahorro del 50% en el costo de planificación para las pequeñas empresas y ha cambiado la velocidad de las empresas estancadas durante 3 o más años por falta de recursos, soporte, desconexión con el mercado, y más importante: por la ausencia de tiempo de los emprendedores para dedicar todas las horas que se necesita para dar forma a un buen negocio (y sortear, claro, las trampas de la producción eficiente).


El mapeo de rutas es mejor cuando se comparte.


Se puede ir siempre más rápido y más seguros por la vida!


Roberto Salazar

HEXAGON GROUP



 
63 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page