top of page

PERDIENDO LA PERSPECTIVA

Ayer el Presidente Piñera hizo su Cuenta Pública final y los medios lo destruyeron de manera inmisericorde. ¡Que no se pierda la perspectiva, por favor!





PERDIENDO LA PERSPECTIVA


Paul Krugman decía en “Despachos de Ciencia Fallida” que el éxito económico es esquivo en los países en vías de desarrollo debido a los tre virus I-ésimos que atacan sus cuerpos sociales: I) Ignorancia; II) Intereses; iii) Ideología.


Cuando un país se coloca económicamente en manos de los abogados, o legalmente en manos de los economistas, la ignorancia de la materia de uno frente a la del otro pueden jugarle en contra al país, permitiendo que los intereses de unos y otros diverjan, principalmente cuando de por medio se coloca la ideología.


Durante muchos años Chile había logrado emparejar la cancha entre economistas, abogados y otros profesionales, convergiendo en intereses para derrotar la inflación, el desempleo y la pobreza, sin distingo de ideologías de izquierda o derecha.


MIRANDO HACIA LA HISTORIA


Lastimosamente, en los últimos años, la ideología de la inequidad ha encontrado fuentes de financiamiento internacionales, con intereses ajenos a los de Chile, que se han aprovechado de la ignorancia del pasado del país que se reproduce en abundancia en las aguas del relativismo y la post-verdad en que el mundo vive y se procesa a diario.


Las aguas locales, además, están llenas de memorias de ira de ida y vuelta en los adultos mayores, por la reminiscencia de un pasado de hace 50 años, en el que sienten que ha existido una sola palabra para expresar su sentimiento: injusticia de lado y lado.


Eso, sumado a la perenne inquietud de las juventudes de todo país y de la indignación de los adultos jóvenes por la inequidad subsistente en todo mercado, lleva a una situación de suicidio económico que cada vez se parece más a un despacho de ciencia fallida en lo económico.


VOLVIENDO A LA COYUNTURA


Chile se saca un 7 en los últimos días en aquello, pues presenta las tres “I” de Krugman, sumadas como puntos a sus cuatro “i” de Chile, hasta completar aquello que se juega a diario en todo país latinoamericano, e incluso en todo país del mundo hoy por hoy: ignorancias trascendentes, intereses dementes, ideologías subyacentes, iras permanentes, injusticias remanentes, inquietudes emergentes, e inequidades subsistentes.


Siete “i”.

Nada nuevo: los siete pecados capitales son tan viejos como el diablo, y más sabe el diablo por viejo que por diablo…


Perder la perspectiva es fácil cuando se cae en cualquiera de las 7 tentaciones sociales que ofrece la posibilidad de ser “pilas” y abusarse de la gente y su sensación inmanente de injusticia, ignorancia, intereses, ideología, ira, inquietud, e inequidad.


Lastimosamente, perder la perspectiva nos lleva a convertirnos siempre en uno más del montón, dejando de lado la excelencia, esa que nuestros abuelos nos enseñaron a buscar bajo el lema del “de lo malo nada, de lo bueno poco, y de lo excelente todo”. Claro: es que lo que pasa es que queremos para ayer justicia, conocimiento, diálogo, cohesión, paz, bienestar e igualdad.


Eso es el desarrollo; sin embargo...


Sin embargo, cuando los abogados se convierten en los adalides de las constituciones, desconociendo las reglas de la economía, el presagio único es la entrega de “derechos” de papel, bajo un “viva el populismo” alentado por los medios, que siguen solo el rating y “empatizan” con las injusticias, la ignorancia, los intereses, la ideología, la ira, la inquietud y la inequidad, y se terminan volviendo cómplices de quienes remueven las aguas del conflicto, para allí mantener a los pueblos ignorantes, dominados por sus intereses, y sumergidos en su ideología.


Se podrá decir que Chile estuvo así durante décadas; sin embargo, quienes vivimos acá y vinimos ya adultos a estudiar en los 90s en un Chile que salía de la dictadura, y que tenemos ya hijos chilenos adultos, que han crecido igualmente afuera y viven su vida en perspectiva global, solo se puede decir que acá hay un pueblo no ignorante, con intereses sí, pero que solo debe dominar la ideología vía verdad en la información, investigación e interacción.


La Majestad Perdida en Perspectiva


Ayer el Presidente Piñera hizo su última “Cuenta Pública”. Los abogados asambleístas y los perdedores de anteriores elecciones eran los invitados de los medios. Nadie salió a defender a Piñera. Nadie. Salieron todos los medios a hacer leña del árbol caído, perdiendo totalmente la perspectiva.


El consenso en medios y analistas de la ira, de la injusticia, de la inequidad, de la inquietud, de la ideología, de la ignorancia y sus intereses fue uno solo: “irrelevancia”. Uno los miraba con mucha pena, a los "líderes" en medios, pensando: Cuidado perdemos, como sociedad, la perspectiva...


Y es que la majestad del poder nunca es irrelevante. Una cuenta pública puede ser un despacho de gestión fallida de un economista brillante, pero para mí fue el símbolo de un presidente que pedía ayuda y perdón a gritos, por no saber cómo manejar las cosas, no tanto en derecho, sino en diálogo.


Lo que vimos ayer no era Piñera, ni tan solo el presidente; era Chile, y todos sus símbolos de ayer, que quedaron expuestos a cuenta pública a riesgo de parecer irrelevantes, ante el mundo.

Quizá para el mundo dichos símbolos sí sean irrelevantes; sin embargo, para los que vivimos acá, son muy relevantes: hemos aprendido con amor todo lo que podemos sobre el país, amamos su bandera, y sentimos emoción al escuchar esas sagradas notas del actual himno nacional compuesto en 1827 por el catalán Ramón Carnicer, sobre un texto de Eusebio Lillo.


Sin ser Chilenos todos en casa, nos duele ver ese grito desesperado que se aferraba a la mano de su familia y su esposa, como último refugio, y lanzaba una boya para que se formen matrimonios igualitarios que devuelvan el amor al país.


Mientras ese caminar aferrado a la mano de la pareja sellaba su última cuenta pública, Piñera salía tratando de encontrar “puñitos” que le dijeran que estuvo bien, y que era Chile mismo el que hablaba por El.


Los candidatos futuros le rehuían, los medios enemistados por sus llamadas a Miami lo destrozaban, y los asambleístas futuros se reían a sus espaldas, mientras quienes perdieron las elecciones dos veces contra el economista se solazaban con sus poses, mirando lo que dijeran los que vienen a gobernar como antes gobernaron otros en la región.


Memorias del Futuro


Ya veremos en el futuro lo que viene; para mí, la cuenta pública de ayer fue la del amor y la familia, como espacios de encuentro en los cuales el futuro renacerá, como hoy subsiste todo hogar a pesar de la mega-crisis y de los malos tiempos que nos toca a todos vivir.


Viva Chile, y viva la Economía. Gracias Presidente Piñera: yo soy parte del 8% que empatiza con Usted, y a mí, no me tiene que pedir disculpas, pues soy yo quien pide más bien disculpas a todos por no haber podido haber hecho más en medio de la imposibilidad que a todos nos inunda.


Yo solo me pregunto, y así cierro: ¿Estemos donde estemos, hagamos lo que hagamos, tengamos lo que tengamos y seamos quienes seamos, no debemos, nosotros, cuidar de que jamás perdamos la perspectiva?




Roberto F. Salazar-Córdova

DIÁLOGO HEXAGONAL

ADN@+



 

Recordemos que el ADN@+ se humilla cuando crece la soberbia; que la generosidad política queda apabullada cuando reina la avaricia; que la castidad del diálogo se enmudece cuando la lengua entra en la lujuria de la mera crítica; que la paciencia se hunde bajo las aguas de la ira, y que no hay templanza ni temperancia que sea capaz de resistir a la gula del populismo. Si queremos vivir en un mundo de real caridad humanista, debemos aprender a convivir sin envidias de dineros ni poder, y más bien, luchar con diligencia para madrugar y escribir más, comentar, y encontrarnos para vencer, personal y socialmente, la pereza de diálogo que hoy por hoy es aquella que más nos afecta y aquella que más puede hundirnos en las aguas de la peor perspectiva: la del hambre por abuso del derecho.

PERDIENDO LA PERSPECTIVA
.pdf
Descargar PDF • 487KB
105 visualizaciones0 comentarios

Comments


Política
Cultura
Economía
Sociedad
Ambiente
bottom of page